Confirmado, no hubo dinosaurios cantarines

El órgano vocal más antiguo de un pájaro fue encontrado en un fósil antártico

1 / 4

1 / 4

La Antártida en el Cretácico: representación artística

La Antártida en el Cretácico: representación artística

En un bosque de Nothofagus, en la costa de la isla de Vega, la Antártida, se muestra un dinosaurio de tamaño mediano de la familia de los raptores, mientras un ejemplar de Vegavis iaai surca el cielo.

Foto: Nicole Fuller / Sayo Art for UT Austin

2 / 4

Un órgano exclusivo de las aves

Un órgano exclusivo de las aves

El fósil de siringe encontrado pertenece a finales del Cretácico. Dentro de los dinosaurios hubo una transición entre el órgano vocal presente en la laringe (que se encuentra en los cocodrilos) y el desarrollado exclusivamente en el pecho en las aves.

Foto: J. Clarke / UT Austin

3 / 4

Fósil de Vegavis iaai

Fósil de Vegavis iaai

Las figuras b,c,f,g, en color, corresponden a las fotografias del fósil encontrado de Vegavis iaai. Las figuras a, d, e, h, en blanco y negro, a una magen de tomografía computarizada de rayos X.

Foto: UT Austin

4 / 4

Siringe

Siringe

El descubrimiento del órgano vocal de la era mesozoica, llamado siringe, y su aparente ausencia en los fósiles de dinosaurios del mismo período, indican que el este puede haberse originado tarde en la evolución de las aves.

Foto: J. Clarke/UT Austin

17 de octubre de 2016

Pariente ancestral de patos y ocas, Vegavis iaai vivió en la Antártida hace 65 millones de años, durante el Cretácico, compartiendo territorio con los dinosaurios. Los fósiles de esta especie fueron descubiertos en la isla Vega en 1992, pero no fue hasta 2013 cuando investigadores de la Universidad de Texas identificaron entre aquellos restos el órgano vocal del ave, la llamada siringe, en excelente estado de conservación.

Así se convirtió el Tyrannosaurus rex en el rey de los dinosaurios del Cretácico

Más información

Así se convirtió el Tyrannosaurus rex en el rey del Cretácico

Su reciente estudio ha demostrado que esa anseriforme fue seguramente una de las primeras aves capaz de producir cantos, a diferencia de los dinosaurios de la época, en ninguno de los cuales se ha ha­llado nada parecido. Todo indica que el órgano que otorga la capacidad de cantar se originó en las aves, y jamás en aquellos reptiles antediluvianos, que aún no sabemos qué tipo de sonido hacían. En cuanto a la capacidad vocal de Vegavis iaai, los investigadores estiman que, lejos de parecerse a un ruiseñor, lo que emitía era un sonido de dos tonos similar a un bocinazo. Por algo se empieza en el mundo del canto prehistórico.