Chía y quinoa, dos semillas con un gran porvenir

Te explicamos los beneficios y la procedencia de estos dos alimentos ricos en nutrientes y que cada vez se consumen más en todo el mundo

1 / 4

1 / 4

shutterstock 260250449. Apta para diabéticos

Apta para diabéticos

Poseedora de los ocho aminoácidos esenciales (aquellos que el organismo no puede sintetizar por sí mismo y que debemos obtener de la ingesta directa), la quinoa está constituida principalmente por almidón, un hidrato de carbono complejo de asimilación lenta que no presenta picos de glucemia, por lo que es apto para diabéticos.

Foto: Maraze / Shutterstock

2 / 4

GettyImages-164425058. Múltiples usos

Múltiples usos

La quinoa, originaria de los Andes, donde se consume desde hace miles de años, es una planta de hoja ancha, un pseudocereal rico en minerales y proteínas que sirve para hacer harina, pasta, e incluso cerveza.

FOTO: Mint Images / Paul Edmonson/ Getty Images

3 / 4

shutterstock 260738300. Muchas prestaciones con muy pocas calorías

Muchas prestaciones con muy pocas calorías

Algunos dietistas prescriben su ingesta en los procesos de pérdida de peso, y es beneficiosa en casos de hipoglucemia, problemas gástricos o para bajar el nivel de colesterol «malo» y aumentar el del «bueno».

Foto: Maraze / Shuttersotck

4 / 4

SPL-C030-0293. Un alimento completo

Un alimento completo

La chía cuenta con un alto contenido en ácidos grasos omega 3, fibra, proteínas y minerales, como el magnesio, el cinc, el hierro o el calcio, son sus propiedades más destacables. Es también muy rica en antioxidantes. Tanto, que quien adquiera chía podrá almacenarla durante largo tiempo sin que se le estropee. Algunos dietistas prescriben su ingesta en los procesos de pérdida de peso, y es beneficiosa en casos de hipoglucemia, problemas gástricos o para bajar el nivel de colesterol «malo» y aumentar el del «bueno». Muchas prestaciones con muy pocas calorías asociadas.

Foto: Gerd Guenther/Science Photo Library

7 de febrero de 2017

Pasión por el azúcar

Más información

Pasión por el azúcar

Desde hace tiempo se habla mucho de la quinoa (Chenopodium quinoa) y la chía (Salvia hispanica). En una era en la que asegurar la alimentación de un planeta cada vez más poblado está en entredicho, nuevas propuestas nutricionales van tomando fuerza, tanto por sus propiedades alimenticias como por ser una opción más que añadir a los escasos vegetales que conforman nuestra dieta.

Sí, realmente son poquísimos: resulta de lo más chocante constatar que, como explica el botánico John Warren, de la Universidad de Aberystwyth, Reino Unido, en su libro La naturaleza de los cultivos, de las más de 300.000 especies de vegetales comestibles que existen apenas consumimos unas 200.
Y de estas, la mitad de la proteína vegetal que ingerimos procede solo de tres: maíz, arroz y trigo. Según Warren, estas plantas han sido las «elegidas» por su «aburrida vida sexual»: su mecanismo de polinización es simple y generalizado, y son muy fáciles de cultivar.

Pero ahora, en aras de la sostenibilidad alimentaria de la humanidad, el abanico de posibilidades se abre cada vez más. La quinoa, originaria de los Andes, donde se consume desde hace miles de años, es una planta de hoja ancha, un pseudocereal (porque no es una gramínea ni forma pastos) rico en minerales y proteínas que sirve para hacer harina, pasta e incluso se fermenta para obtener cerveza.

La evolución de la dieta: el futuro de la alimentación

Más información

El futuro de la alimentación

La chía, en cambio, es una planta herbácea nativa de América Central (México, Guatemala y Nicaragua), no contiene gluten y es muy rica en ácidos grasos del tipo omega 3. Sus semillas son muy nutritivas y sirven, por ejemplo, para enriquecer platos, añadir a zumos y batidos o preparar una harina dulce conocida como pinole.

Dos nuevas propuestas procedentes del sur del continente americano que, por su gran aporte proteico, resultarán útiles no solo para alegrar nuestra dieta, sino también para rebajar ese consumo excesivo de carne roja tan generalizado que no es ni sano ni sostenible.