Un cenote de México contenía los restos de un perezoso gigante de hace 12.000 años

El esqueleto se encuentra casi completo, distribuido entre los 50 y 55 metros de profundidad, por lo que se cree que el animal cayó en el cenote cuando este estaba seco o con poca agua

1 / 5

1 / 5

perezoso1. Cráneo del perezoso gigante

Cráneo del perezoso gigante

Cráneo del perezoso gigante in situ, en el fondo de un cenote de Quintana Roo.

Foto: Vicente Fito, INAH

2 / 5

perezoso2. Detalle de la mandíbula

Detalle de la mandíbula

Detalle de la mandíbula del perezoso gigante Xibalbaonyx oviceps, apodado Pote.

Foto: Vicente Fito, INAH

3 / 5

perezoso3. Huesos del perezoso gigante

Huesos del perezoso gigante

Los investigadores han rescatado el cráneo y la mandíbula, además de nueve vértebras, tres huesos largos, tres costillas y siete garras. Los restos fueron descubiertos en 2010 por Vicente Fito en el cenote Zapote, en el municipio de Puerto Morelos.

Foto: Vicente Fito, INAH

4 / 5

perezoso4. ¿Qué le pasó al animal?

¿Qué le pasó al animal?

Los investigadores creen que el animal cayó en el cenote cuando este estaba seco o con poca agua.

Ilustración: Steve Radziwillowicz, cortesía de Carmen Rojas, INAH

5 / 5

perezoso5. Equipo de rescate

Equipo de rescate

El equipo de rescate, dirigido por la arqueóloga subacuática Carmen Rojas.

Foto: cortesía de Carmen Rojas, INAH

Alec Forssmann

23 de agosto de 2017

Desconcierto ante el hallazgo de centenares de misteriosos túneles en Brasil

Más información

Encuentran cientos de túneles excavados por una criatura desconocida

Un esqueleto casi completo de perezoso gigante, perteneciente a un nuevo género y especie (Xibalbaonyx oviceps), fue descubierto en 2010 por Vicente Fito, un explorador de cuevas, en el fondo de un cenote profundo en el estado de Quintana Roo, en el sureste de México, según informó la semana pasada el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) de México. El cráneo y la mandíbula, además de nueve vértebras, tres huesos largos, tres costillas y siete garras, fueron rescatados en 2014 por un equipo dirigido por la arqueóloga subacuática Carmen Rojas. El resto del esqueleto yace aún en el cenote y se pretende recuperar y estudiar a partir de 2018. También se han extraído cinco huesos largos de puma (Felis concolor), asociados al perezoso, así como dos fragmentos del maxilar y fémur de un roedor endémico (Peromyscus yucatanicus), extraídos del interior del cráneo del perezoso.

Un lobo sacrificado hace 500 años por los aztecas y adornado con piezas de oro purísimo

Más información

Sacrificio azteca: un lobo adornado con piezas de oro

El esqueleto del perezoso gigante ha sido fechado entre el 10647 y el 10305 a.C., es decir, hace más de 12.000 años, según el método de la espectrometría de masas con aceleradores. El esqueleto se encuentra casi completo, distribuido entre los 50 y 55 metros de profundidad, por lo que se cree que el animal cayó en el cenote cuando este estaba seco o con poca agua. La parte profunda del cenote empezó a inundarse hace unos 10.000 años, a comienzos del Holoceno, cuando el nivel del mar Caribe incrementó y se inundaron las cuevas de la península de Yucatán. Este proceso permitió la conservación extraordinaria de los esqueletos de animales y humanos que vivieron en el Caribe mexicano. Hasta ahora se han registrado los restos de 14 perezosos en once cuevas más, pero aún no han sido investigados.