La cara monstruosa de Júpiter

La imagen, graciosa pero también inquietante, ha sido procesada por el científico Jason Major: al rotarla 180 grados ha aparecido una cara monstruosa en la superficie del planeta

Ojos blancos e hipnóticos

Ojos blancos e hipnóticos

Imagen de Júpiter creada por el científico Jason Major al rotarla 180 grados: las impetuosas tormentas se convierten en dos ojos blancos e hipnóticos y en una boca oscura y ensanchada.

Imagen: NASA / JPL-Caltech / SwRI / MSSS / Jason Major

Alec Forssmann

3 de julio de 2017

Júpiter, un mundo fascinante que ha dejado atónitos a los científicos

Más información

Júpiter es un mundo complejo, gigantesco y turbulento

La sonda espacial Juno hace ya un año que realizó con éxito la complicada maniobra de inserción orbital en Júpiter y durante todo este tiempo ha regalado al mundo unas imágenes asombrosas del planeta más grande, y probablemente más viejo, del Sistema Solar. La JunoCam, la cámara-telescopio de Juno, ha captado recientemente una imagen del gigantesco y turbulento planeta desde una altitud de casi 20.000 kilómetros. La imagen, graciosa pero también inquietante, ha sido procesada por el científico Jason Major: al rotarla 180 grados ha aparecido una cara monstruosa en la superficie del planeta; las impetuosas tormentas se convierten en dos ojos blancos e hipnóticos y en una boca oscura y ensanchada.

La sonda espacial Juno se situará a una distancia mínima de Júpiter el 10 de julio

El periastro entre Juno y Júpiter, la distancia mínima entre ambos cuerpos, se producirá el 10 de julio. La sonda espacial de la NASA, que realiza una orbita polar alrededor del gigante gaseoso, se situará a unos 3.500 kilómetros (aproximadamente la distancia en coche entre Barcelona y Moscú) por encima de las capas superiores de nubes y, a continuación, navegará a unos 9.000 kilómetros por encima de las nubes superiores de la Gran Mancha Roja, la característica más conocida de Júpiter, un enorme remolino rojizo de 16.000 kilómetros de ancho y que gira en sentido antihorario. La humanidad obtendrá la visión más cercana y directa de la Gran Mancha Roja, una tormenta que posiblemente existe desde hace más de 350 años y cuyo seguimiento se viene realizando desde 1830.