La calidad del esperma ha caído alarmantemente en los últimos 40 años

Ilustración de varios espermatozoides dirigiéndose al óvulo

Ilustración de varios espermatozoides dirigiéndose al óvulo

Foto: Gtres

La densidad y el volumen total de espermatozoides se ha reducido en los occidentales en más de un 50% en menos de medio siglo, según ha constatado un grupo de investigadores tras analizar 185 estudios con datos sobre la calidad del esperma.

Más información

Robots contra la infertilidad

Robots contra la infertilidad

El descenso de la natalidad es uno de los principales quebraderos de cabeza de los gobernantes de los países occidentales. La falta del reemplazo poblacional da lugar a unas sociedades cada vez más envejecidas difíciles de sostener a largo plazo. Pero para fomentar la natalidad no basta con diseñar políticas públicas que incentiven a la población a tener hijos, sino que hay que lidiar con una traba biológica más difícil de paliar: la infertilidad, una enfermedad que afecta cada día a más población y cuyos últimos datos no son precisamente esperanzadores: según un nuevo estudio , la densidad y el volumen de los espermatozoides de la población occidental se ha reducido en más de la mitad en los últimos 40 años.

Un grupo de investigadores ha llegado a esta conclusión tras revisar unos 7.500 artículos científicos que incluían información sobre más de 42.000 hombres de 50 países de los cinco continentes desde 1973 que ofrecían datos sobre concentración de espermatozoides por mililitro, densidad, además de número total por eyaculación.

Las conclusiones de la investigación, publicadas en la revista especializada Human Reproduction Update, desvelan un dato alarmante: la concentración de espermatozoides ha pasado de una media de 99 millones por mililitro en1973 a 47,1 millones en 2011, un declive de un 52,4% en poco menos de 40 años que se produce sobre todo entre los hombres europeos y norteamericanos, además de australianos y neozelandeses, mientras que no parece tener efecto en asiáticos, africanos o habitantes de América del Sur.

Menos calidad y menos cantidad

La calidad de los espermatozoides no es lo único preocupante. También ha bajado, y de manera significativa, la cantidad total por eyaculación. De los 337,7 millones contabilizados en 1973 se ha pasado a 137,5 millones 40 años más tarde. Esto es, un descenso del 59% registrado, del mismo modo, entre la población europea, norteamericana y australiana, el cual, según datos anteriores, esta podría estar acelerándose. Según los científicos, de seguir esta tendencia a la baja en pocas décadas la mayoría de los hombres occidentales podrían ser subfértiles o acercarse a la infertilidad.

Más información

Los datos que demuestran lo difícil que es ser mujer en el mundo

Los datos que demuestran lo difícil que es ser mujer en el mundo

Aunque el trabajo no indaga sobre las causas del declive, los datos sí que ofrecen pistas que relacionan la incidencia en determinados grupos geográficos. En investigaciones anteriores se había relacionado el deterioro de la calidad del esperma con diversos factores medioambientales o de estilo de vida, incluyendo la exposición prenatal a ciertos productos químicos o la exposición de la población adulta a plaguicidas, así como elementos de salud pública como la contaminación, el tabaquismo, el estrés o la obesidad.