Baldosas contra la contaminación en las ciudades

El cemento fotocatalítico podría reducir notablemente la concentración de partículas contaminantes en las urbes

1 / 3

1 / 3

Captura de pantalla 2016-06-28 a la(s) 14.54.17. Acción solar

Acción solar

Las nuevas baldosas se convierten en una suerte de aspiradora que, a través de reacciones químicas, absorbe los gases contaminantes de óxidos de nitrógeno, los compuestos orgánicos volátiles y las partículas en suspensión.

Ligth2cat

2 / 3

Captura de pantalla 2016-06-28 a la(s) 14.53.52. Proceso químico contra la polución

Proceso químico contra la polución

el TIO2 actúa contra las concentraciones de óxido de nitrógeno, uno de los mayores contaminantes del aire.

Light2cat

3 / 3

Felix Pizcueta Street. Calle Félix Pizcueta, Valencia

Calle Félix Pizcueta, Valencia

Uno de los primeros proyectos de Ligth2Cat ha sido puesto a prueba en la calle Félix Pizcueta de Valencia. Las baldosas de la calzada está fabricadas con un material que asorbe las partículas contaminantes.

Ligth2Cat

El cemento fotocatalítico podría reducir notablemente la concentración de partículas contaminantes en las urbes

Más información

Rotterdam erige una torre que se "traga" la contaminación

Rotterdam erige una torre que se "traga" la contaminación

¿Ciudades que reduzcan por sí mismas la contaminación del aire? Es posible. Basta con elegir bien el material del que están hechas las aceras y las calzadas de las urbes en las que, según las Naciones Unidas, en 2050 vivirá más del 60% de la población. Es lo que intentan demostrar proyectos como el desarrollado por el consorcio europeo Light2CAT en la ciudad de Valencia.

Las baldosas de la calle Félix Pizcueta y Gallel de la ciudad del Turia tienen la particularidad de 'comerse' la contaminación de la ciudad. ¿Su secreto? Están fabricadas en cemento fotocatalítico, un material que limpia hasta el 72% del monóxido de nitrógeno y reduce casi un 30% del dióxido de nitrógeno del aire.

Según han explicado los técnicos responsables, al contactar con la luz solar, la acera se convierte en una especie de aspiradora que, a través de reacciones químicas, absorbe el óxido de nitrógeno, los compuestos orgánicos volátiles y las partículas en suspensión. Una vez 'atrapadas', las partículas nocivas del aire pueden eliminarse fácilmente limpiando las baldosas o con la simple acción de la lluvia, lo cual asegura la perdurabilidad del asfaltado.

Según las Naciones Unidas, en 2050 más del 60% de la población mundial vivirá en ciudades

El objetivo de Light2CAT es, según los investigadores, mejorar la calidad del aire de las ciudades europeas independientemente de las condiciones climáticas. Para ello plantean el uso de cementos fabricados con dióxido de titanio (TiO2), un compuesto químico que realiza un proceso similar al empleado por las plantas para hacer la fotosíntesis. En concreto, a través de la reacción a la luz solar, el TIO2 actúa contra las concentraciones de óxido de nitrógeno, uno de los mayores contaminantes del aire.

«La mejora de la calidad del aire se cuenta entre los grandes objetivos europeos para el año 2020, pero aunque se han realizado importantes proyectos, todavía estamos lejos de alcanzar el objetivo. El cemento fotocatalítico es la más eficaz de las tecnologías sostenibles probadas hasta la fecha», afirman los responsables del proyecto, quienes aseguran que esta técnica puede reducir la concentración de partículas nocivas hasta un 80%. Es posible que en un futuro sean las propias ciudades las que se 'coman' nuestra contaminación, pero convendría recordar que a corto plazo la mayor urgencia es reducir considerablemente la emisión de gases nocivos, máxime teniendo en cuenta que, según las Naciones Unidas, la contaminación sega cada año la vida de unos siete millones de personas.