Ámbar de Birmania con inclusiones de ranas de 99 millones de años de antigüedad

Ámbar de Birmania con inclusiones de ranas de 99 millones de años de antigüedad

Una especie extinta, que ha sido denominada 'Electrorana limoae', es la evidencia directa más antigua de ranas viviendo en bosques tropicales húmedos

1 / 5
ranasenambar1. Cuatro fósiles

1 / 5

Cuatro fósiles

Las cuatro piezas de ámbar de Birmania con inclusiones de ranas de mediados del Cretácico.

Foto: Lida Xing

ranasenambar2. Rana y escarabajo

2 / 5

Rana y escarabajo

El fósil mejor conservado incluye una especie extinta de rana, Electrorana limoae, y un escarabajo que no ha sido identificado, posiblemente su alimento potencial.

Foto: Lida Xing

ranasenambar3. Pieza de ámbar

3 / 5

Pieza de ámbar

Los tres otros especímenes o conservan la extremidad anterior incompleta de un anuro o la forma general del cuerpo de una rana que, según ha revelado la tomografía computarizada de rayos X, no contiene material esquelético en su interior.

Foto: Lida Xing

ranasenambar4. Anatomía

4 / 5

Anatomía

La tomografía computarizada ha permitido obtener imágenes en alta resolución de la anatomía de Electrorana limoae, sin tener que dañar el fósil.

Imagen: Edward L. Stanley, Florida Museum of Natural History

ranasenambar5. Ecosistema tropical

5 / 5

Ecosistema tropical

"Lo más emocionante sobre este animal es su contexto. Estas ranas formaban parte de un ecosistema tropical que, de alguna manera, no debió de ser muy distinto a lo que encontramos hoy, a excepción de los dinosaurios", comenta David Blackburn.

Imagen: Damir Martin

Ámbar de Birmania con inclusiones de ranas de 99 millones de años de antigüedad

Un estudio publicado hoy en Scientific Reports, dirigido por Lida Xing, presenta cuatro piezas de ámbar de los depósitos del Estado Kachin (norte de Birmania) que incluyen especímenes de ranas de unos 99 millones de años de antigüedad, de mediados del Cretácico. Una especie extinta, ahora llamada Electrorana limoae, constituye uno de los cuatro fósiles y es la evidencia directa más antigua de ranas viviendo en bosques tropicales húmedos. El holotipo es un esqueleto parcial integrado en un bloque de ámbar que también contiene un escarabajo sin identificar, quizá fue su alimento potencial. Los tres otros especímenes o conservan la extremidad anterior incompleta de un anuro (las ranas y los sapos son anuros) o la forma general del cuerpo de una rana que, según ha revelado la tomografía computarizada de rayos X, no contiene material esquelético en su interior.

Conservado en ámbar el esqueleto casi completo de un pájaro del Cretácico

Más información

El esqueleto casi completo de un pájaro del Cretácico

10

Fotografías

"Lo más emocionante sobre este animal es su contexto. Estas ranas formaban parte de un ecosistema tropical que, de alguna manera, no debió de ser muy distinto a lo que encontramos hoy, a excepción de los dinosaurios", comenta David Blackburn, del Museo de Historia Natural de Florida y coautor del estudio. "Pregúntale a un niño qué vive en un bosque tropical y las ranas seguro que están en la lista. Pero, sorprendentemente, apenas hay nada en el registro fósil que nos permita decir que sea esta una asociación muy antigua", afirma Blackburn. Las ranas, en el registro fósil, pertenecen a unas especies más robustas que vivían en ambientes estacionales áridos. Las inclusiones de ranas en ámbar son excepcionales; ejemplos anteriores han sido encontrados en la República Dominicana y en México, pero tienen unos 40 y 25 millones de años respectivamente. La Electrorana y los otros fósiles hallados ayudan a entender cómo eran las ranas del periodo Cretácico y, por otro lado, demuestran que las ranas vivieron en bosques tropicales húmedos hace, al menos, 99 millones de años.

Descubierto el pájaro conservado en ámbar más completo

Más información

Descubierto el pájaro conservado en ámbar más completo

10

Fotografías

Compártelo

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?