El amanecer de una colisión galáctica

La extraña estructura de esta imagen se debe al hecho de que no se trata de una galaxia, si no de dos en proceso de colisión.

1 / 7

1 / 7

NGC 5256 . Markarian 266

Markarian 266

NGC 5256, también conocido como Markarian 266, es un ejemplo sorprendente de dos galaxias de disco que están a punto de fusionarse. Espectaculares serpentinas de gas rodean los dos núcleos y llamativos senderos en espiral azul indican la formación reciente de estrellas. La forma del objeto está muy alterada y las observaciones en varios regímenes de longitud de onda -infrarrojo, ondas milimétricas y radio- proporcionan evidencia adicional de un estallido estelar en este sistema.  Cada galaxia también contiene un núcleo galáctico activo, evidencia de que el caos está permitiendo que el gas caiga en las regiones aledañas de los agujeros negros centrales, así como alimentando explosiones estelares. Recientes observaciones del Observatorio de rayos X Chandra muestran que ambos núcleos, así como una región de gas caliente entre ellos, han sido calentados por las ondas de choque impulsadas cuando las nubes de gas a altas velocidades colisionan.

 

Foto: ESA / Hubble / NASA

2 / 7

heic0810bn. La penúltima visita del Hubble

La penúltima visita del Hubble

El Telescopio Espacial Hubble ya había observado con anterioridad este par de galaxias. Esta es la imagen tomado en 2008 como parte de un una serie de fotografías de galaxias en proceso de fusión. Sin embargo los nuevos datos recogidos recientemente por el telescopio nos ofrece una visión de las formaciones caóticas de gas y el polvo de la formación más clara que nunca.

Foto: NASA / ESA / The Hubble Heritage Team (STScI/AURA)-ESA / Hubble Collaboration / A. Evans /University of Virginia / NRAO / Stony Brook University

3 / 7

Fusiones galácticas: La Rosa

Fusiones galácticas: La Rosa

Esta imagen muestra un par de galaxias en fusión. El conjunto es conocido como Arp 273. La fotografía fue publicada para celebrar el vigésimo primer aniversario del lanzamiento del Telescopio Espacial Hubble.

La forma distorsionada de la galaxia más grande muestra signos de interacción con la más pequeña de las dos. Se cree que la galaxia más pequeña, literalmente, ha atravesado la más grande.

Foto: NASA, ESA/ The Hubble Heritage Team (STScI/AURA)

4 / 7

Fusiones galácticas: Las Antenas

Fusiones galácticas: Las Antenas

Estas 2 galaxias conocidas como NGC 4038 y NGC 4039, están atrapadas en un abrazo mortal. Las que una vez fueron dos galaxias normales y serenas como hoy lo es la Vía Láctea han pasado los últimos cientos de millones de años luchando entre sí. Este choque es tan violento que las estrellas han sido arrancadas de sus galaxias anfitrionas para formar un arco de transmisión entre las dos.

Foto: ESA/Hubble/ NASA

5 / 7

Fusiones galácticas: Los Ratones

Fusiones galácticas: Los Ratones

Ubicadas a 300 millones de años luz de distancia en la constelación de Coma Berenices, estas dos galaxias en colisión han sido abautizadas como "Los Ratones" debido a las largas colas de estrellas y el gas que emana de cada galaxia. También conocidas como NGC 4676, la pareja eventualmente se fusionará en una sola galaxia gigante.

Foto: NASA / Holland Ford (JHU) / The ACS Science Team / ESA

6 / 7

Un colisión frontal. Fusiones galácticas: una colisión frontal

Fusiones galácticas: una colisión frontal

En dirección a la constelación de Can Major, dos galaxias espirales se cruzan como majestuosas naves en la noche. La antesala de la colisión ha quedado capturada para siempre en esta imagen tomada por el Telescopio Espacial Hubble.

Foto: NASA/ESA and The Hubble Heritage Team (STScI)

7 / 7

La danza cósmica de la destrucción

La danza cósmica de la destrucción

El Telescopio Espacial Hubble es testigo de una agrupación de galaxias inmersas en una lenta danza de destrucción que durará miles de millones de años. Las galaxias están tan apretadas juntas que las fuerzas gravitacionales están empezando a arrancarles estrellas y distorsionar sus formas. Esas mismas fuerzas gravitacionales eventualmente podrían unir a las galaxias para formar una gran galaxia única.

Foto: NASA/ESA

20 de diciembre de 2017

Un derroche de color y luz se desprende de esta galaxia de forma tan peculiar, NGC 5256. Sus plumas de gas se expanden en todas direcciones mientras su brillante núcleo ilumina las regiones caóticas de polvo estelar que se arremolinan en el centro de la galaxia. Su extraña estructura se debe al hecho de que esta no es una galaxia, sino dos en el proceso de una colisión galáctica.

Grandes éxitos del Hubble

Más información

Grandes éxitos del Hubble

NGC 5256, también conocido como Markarian 266, está a unos 350 millones de años luz de la Tierra, en la constelación de la Osa Mayor. Está compuesta por dos galaxias cuyos núcleos se encuentran en la actualidad a 13.000 años luz de distancia. Su gas, polvo y estrellas se están mezclando y en su interior se esta produciendo el pistoletazo de salida que dará origen a la formación de miles de estrellas jóvenes en las nuevas y brillantes de regiones de formación estelar aparecidas como resultado de la fusión.

Las galaxias que interactúan se pueden encontrar en todo el universo, produciendo una variedad de estructuras intrincadas. Algunas de ellas son silenciosas y en ellas una galaxia absorbe indiferentemente a otra. Otras son violentas y caóticas, activan cuásares, detonan supernovas y desencadenan numerosos eventos de formación estelar.

Si bien estas interacciones son destructivas a escala galáctica, pues finalmente una galaxia acaba sucumbiendo a la influencia de la otra, las estrellas muy pocas veces colisionan entre sí en ya que las distancias entre ellas son muy grandes. Sin embargo, a medida que las galaxias se entrelazan, los fuertes efectos de las mareas galácticas producen nuevas estructuras como las plumas de aspecto caótico de NGC 5256, antes de establecerse en un equilibrio estable después de millones de años.

Detectan una enorme nube de gas frío en la formación de una supergalaxia

Más información

¿Cómo se formaron las supergalaxias en los inicios del universo?

Además de los característicos y brillantes astros de su interior y las caóticas interacciones gravitatorias que en el choque se producen, cada una de las galaxias fusionadas de NGC 5256 contiene un núcleo galáctico activo donde el gas y otros resto alimentan a un hambriento agujero negro supermasivo.

La Vía Láctea; una galaxia canibal

Las fusiones de galaxias, como la que actualmente experimenta NGC 5256, fueron más comunes a principios del universo y se cree que un estadío obligado en la evolución de las galaxias en el universo. Hoy en día, la mayoría de las galaxias muestran signos de fusiones pasadas y colisiones cercanas. Nuestra propia Vía Láctea también tiene una larga historia de interacción pues contiene los restos de muchas galaxias más pequeñas que ha absorbido en el pasado. De hecho actualmente está canibalizando la Galaxia Esferoidal enana de Sagitario. Además en una especie de baile cósmico destinado a representarse, en tan solo unos 2.000 millones de años, la Vía Láctea se fusionará con nuestro vecina más próxima, la Galaxia de Andrómeda.