Activos líquidos

foto

foto

Rob Rhinehart cree que el futuro del alimento no pasa por el sector agropecuario. Cuando este programador informático decidió que no quería seguir invirtiendo tiempo y dinero en comidas convencionales, creó una alternativa «descomponiendo los alimentos hasta el nivel molecular». Tras varios meses investigando la composición y la función de las células humanas, Rhinehart obtuvo un líquido denso e insípido, con un leve regusto químico, llamado «soylent». Contiene más de 30 ingredientes, entre ellos carbonato cálcico, cobre y selenio.
El coste y la eficiencia no son las únicas metas de Rhinehart. Espera que el soylent mejore la nutrición en las zonas de escasez. «Un alimento producido al margen de la agricultura podría ser mucho más sostenible –dice–. Y habría de sobra.»