10 revelaciones del buque sueco Mars

1 / 10

1 / 10

La imagen de un buzo a escala nos da una idea de las dimensiones del buque. El Mars tenía 60 metros de eslora y pesaba 1.800 toneladas. El barco se hundió arrastrando consigo a 800 marineros suecos y alemanes.

2 / 10

Las aguas del Báltico han conservado el pecio en un excelente estado de conservación. Tres son los factores decisivos que contribuyeron a ello: aguas poco oxigenadas, baja salinidad y, sobre todo, la ausencia del molusco Teredo navalis, que devora la madera hasta casi pulverizarla.

3 / 10

Entre los restos del pecio los investigadores han encontrado maderas calcinadas, lo que evidencia que el buque se incendió durante la batalla.

4 / 10

El Mars contaba con cinco pisos y dos cubiertas reservadas a la artillería, algo realmente excepcional en los barcos de la época.

5 / 10

Los cañones asoman de entre los tablones de roble. El buque estaba armado con 120 cañones, un número inaudito en las naves europeas del siglo XVI.

6 / 10

El barco ha permanecido 447 años en el fondo del Báltico. El fatídico destino del Mars y el desconocimiento de su paradero durante tanto tiempo es debido, según la leyenda, a una maldición: el rey Erik XIV de Suecia había robado las campanas de bronce de las iglesias para fundir los cañones.

7 / 10

Ambos costados del buque estaban erizados de cañones, entre ellos uno que pudo llegar a pesar casi cinco toneladas.

8 / 10

La proa prácticamente ha desaparecido: el segundo día de combate el Mars fue incendiado con bolas de fuego. Las llamas fueron avanzando hasta alcanzar la santabárbara del buque, provocando una explosión que reventó la proa.

9 / 10

Los investigadores han hallado balas de cañón de piedra desperdigadas en una amplia zona en torno al pecio.

10 / 10

La popa del buque permanece casi intacta. Sobre el casco con sus nuevas cubiertas de cañonería se alzaban los castillos de proa y de popa tradicionales. Su misión: dificultar al enemigo el abordaje de la nave.

3 de abril de 2015

En 1564 el buque sueco Mars, el más avanzado de su época, fue derribado en aguas del Báltico durante la contienda naval que enfrentaba a Suecia contra Dinamarca y la ciudad hanseática de Lübeck. Tras el hallazgo del pecio, los expertos han creado una megaimagen generada por ordenador a partir de 650 instantáneas que permite ver con increíble detalle los restos del naufragio. Navega por la galería fotográfica y descubre más sobre este pecio.