Y al fin, la conquista de la cima del mundo

Edmund P. Hillary y Tenzing Norgay

Edmund P. Hillary y Tenzing Norgay

Foto: AP

Héctor Rodríguez

11 de enero de 2017

32 años después de que partiera la primera expedición con la intención de coronar el monte Everest, el hombre alcanzaba el punto de mayor altitud en la Tierra

Más información

Horas tristes en la cima del mundo

Horas tristes en la cima del mundo

El 29 de mayo de 1953, Edmund Hillary y Tenzing Norgay se convirtieron en los primeros alpinistas en hacer cumbre en el monte Everest, con 8.848 metros de altitud la montaña más alta de la Tierra.

Corría en año 1852 cuando entre los estudiosos de la geología se llegó a la conclusión de que el pico XV de la cordillera del Himalaya podría ser la montaña más alta de nuestro planeta. Desde entonces, la ansiada cima, bautizada en honor a Sir George Everest, coronel, topógrafo y geógrafo galés al servicio de la corona británica y miembro de Royal Society, suscitó los deseos de los mas aventureros de grabar su nombre en la historia del alpinismo.

De este modo se pondría en marcha en el año 1921, la primera expedición británica en intentar conquistar la indómita cumbre. Que tal empresa hubiera llegado a buen puerto en un primer intento, desconocida la orografía y la arrollante personalidad de tamaña formación geológica, ciertamente habría sido un golpe de suerte que no se dio.

Todavía serían necesarias dos tempranas expediciones más en los años 1922 y 1924, con la desaparición de los montañeros británicos Andrew Irvine y George Mallory en la segunda, para que el hombre acopiara la humildad necesaria para darse cuenta de la gesta que tenía entre manos.

Más información

K2, la montaña más deseada y la más peligrosa

K2, la montaña más deseada y la más peligrosa

Irvine y Mallory desaparecieron en junio de ese año en algún lugar de la arista norte de la montaña mientras intentaban realizar aquella primera ascensión. La pareja fue vista por última vez a unos cientos de metros de la cima y aún a día de hoy persisten las dudas de si se quedaron a medio camino o perecieron a la vuelta de encumbrar aquel vértice supremo.

En ello quedo su fortuna. Lo cierto es que hubo, tras otros cuantos varios intentos, que esperar aún 32 años hasta que Edmund Percival Hillary, un montañero, piloto y explorador neozelandés, y el sherpa nepalí Tenzing Norgay llegarán a la cima a las 11:30 del 29 de mayo de 1952, y regresaran con vida para contar la hazaña.

El hombre había llegado, al fin, a la cima del mundo.