Kilian Jornet conquista el Mckinley

Kilian Jornet suma un nuevo récord al proyecto Summits of My Life

El Aventurero del año completa el récord del McKinley (6.194m) con un tiempo de 11h48

killian

killian

19 de junio de 2014

Kilian Jornet completó la semana pasada el sexto reto del proyecto Summits of My Life con el récord del McKinley (6.194m), la cima más alta de Norteamérica, con un tiempo de 11h48’. Jornet empleó la ruta Rescue Gully y no la clásica, tal y como se había anunciado en algunos medios de comunicación. Siguiendo los principios del proyecto se escogió una ruta que no está equipada con cuerdas fijas.

Jornet se marchó el 26 de mayo hacia Alaska acompañado de Seb Montaz, Jordi Tosas y Vivian Bruchez. Una vez más, se rodeó de amigos para formar un equipo que le ayudarían a filmar y revisar aspectos de seguridad a lo largo del recorrido.

Después de llegar a Anchorage, la ciudad más poblada de Alaska, y debido a las malas condiciones meteorológicas, Jornet y el resto del equipo tuvieron que esperar unos días para poder volar hasta el campo base del McKinley, situado a 2.200m. Al llegar, subieron hasta el campo situado a 4.000m, desde donde comenzarían unos días de reconocimiento y de adaptación a la altura. Por este motivo, se hicieron varias salidas para reconocer el terreno, entre ellos, una ascensión hasta los 5.000 metros una hasta la cima del McKinley (Denali en el lenguaje nativo), situado a 6.194 metros, a través de la ruta clásica (la West Rib).

Durante toda la expedición, las condiciones meteorológicas no acompañaron mucho al grupo, que de los 16 días que pasaron alrededor del McKinley en sólo tres se abrieron ventanas de buen tiempo. Los días restantes estuvieron marcados por las tormentas de nieve, la niebla y las precipitaciones, así como de las bajas temperaturas. Es por este motivo que, en una tregua de las malas condiciones meteorológicas, y ante la previsión de que el mal tiempo continuaría en los próximos días, el séptimo día de estar en el campo a 4.000m, y pese a no estar aclimatados al 100% se decidieron a hacer el intento de récord, y marcaron el 7 de junio como día D.

Eran las 7:10 de la mañana y los termómetros marcaban -20º con ráfagas de viento de 40 km/h cuando Kilian Jornet iniciaba, en solitario, el reto desde el campo base, situado a 2.000m. Para hacerlo, subió y bajó con esquís de montaña, que sólo se quitó en dos puntos para calzarse crampones, en la Rescue Gully y la última arista antes de la cima.

Para seguir con los principios del proyecto, la tentativa iniciaba desde el campo base con el objetivo de hacer cumbre y volver a bajar con el mínimo tiempo posible y sin asistencia. La ruta escogida tanto por la subida como para la bajada fue la Rescue Gully, que sigue parte de la ruta clásica pero con algunas desviaciones. «Decidimos utilizar una ruta alternativa, algo más técnica, para evitar un paso con cuerdas fijas. No forma parte de los valores con los que queremos subir las montañas. Queremos que sea de la manera más pura posible », explica el corredor de montaña.
La ascensión se llevó a cabo según el plan previsto, como comentaba Jornet: "Salí muy bien y muy rápido, hasta llegar alrededor de los 4.000m. Desde allí hasta los 5.000m comenzó a hacer mucho viento y cogí bastante frío en los pies.

«El mal tiempo de verdad comenzó a partir de 5.000m. Desde allí y hasta la cima me costó bastante, tanto por el frío como por la diferencia de altura que había superado con poco tiempo y que ya se empezaba a notar. Tenía que parar a menudo para calentarme y eso me retrasó un poco. Al llegar a la cima, tardé unos 10 minutos a ponerme los esquís y prepararme para la bajada. Seguía haciendo mucho viento y frío. Desde allí, fui bajando, con mejores sensaciones, aunque había muy mala visibilidad y había que tener cuidado. En aquellos momentos no era del todo consciente de que estaba alcanzando el récord y no fue hasta que fui abajo que entonces sí que miré el reloj me di cuenta que lo habíamos conseguido».


El cronómetro marcaba 11h48' (9h45' para coronar la cima) cuando Kilian Jornet llegaba de nuevo al campo base, batiendo el récord anterior, instaurado en 2013 por Ed Warren (16h46').

Con la coronación de esta cima, Jornet completa el sexto reto del proyecto Summits of My Life, siguiendo la filosofía que inspira a todo el equipo. A lo largo del trayecto lo acompañaron el director de la película y guía de montaña Seb Montaz, que filmó la salida y la primera parte del recorrido, y los alpinistas y esquiadores Jordi Tosas y Vivian Bruchez, que se situaron en Rescue Gully para filmar a Jornet.

 «Estoy realmente muy contento con este récord. Aunque técnicamente no era complicado, sí que he tenido que afrontar dos elementos muy duros. Por un lado, el frío y el viento, que me ha hecho ir más despacio a lo largo de todo el recorrido y por otro lado, la altura, que me afectó bastante a partir de los 5.000m. Fuera de esto, ha sido una experiencia increíble, y me voy con dos recuerdos muy nítidos; por un lado el momento de la cima. No porque fuera bonito, porque había niebla y no se veía nada, sino porque pensé ¡por fin te pararán de doler las piernas!. Por otra parte, cuando subía y llegué a Rescue Gully, donde había Jordi y Vivian esperándome y compartimos unos momentos juntos, fue un momento muy especial», declaraba Kilian Jornet después de haber pasado dos semanas en la cordillera del McKinley sin comunicación con el exterior.

Además del McKinley, Jornet y el resto del equipo han pasado dos semanas en la zona, aprovechando para llevar a cabo otros proyectos, tanto en escalada como en esquí, como por ejemplo las vías Orient Express o la West Buttress.
A partir de ahora, el calendario de Summits of My Life sólo quedan tres citas. Para este 2014 se espera completar el Elbrús, que el año pasado se tubo que interrumpir debido a las malas condiciones meteorológicas y el Aconcagua (6.960m). En 2015, Jornet tiene previsto culminar el proyecto con el intento de récord de ascenso y descenso de la montaña más alta del planeta, el Everest (8.848m). Los retos completados van quedando plasmados en una película, como "Déjame Vivir", que narra el segundo año de aventuras del proyecto.