Kilian Jornet no subirá el Everest corriendo debido al mal tiempo

Tras pasar tres semanas en el campo base de la cara norte del Everest (6.000m) han decidido aplazar el reto

Atardecer en el Everest

Atardecer en el Everest

15 de septiembre de 2016

K2, la montaña más deseada y la más peligrosa

Más información

K2, la montaña más deseada y la más peligrosa

Subir el Everest, incluso con oxígeno, es un reto lo suficientemente duro para la mayoría de los mortales. Pero muchos dudan que Kilian Jornet sea humano, pues sus gestas parecen sobrepasar los limites del cuerpo. La última de sus gestas le llevó a finales de agosto hasta Nepal para intentar subir la montaña más alta del mundo más rápido que ningún ser humano antes y así establecer la marca de velocidad en el Everest. Sin embargo, debido a las malas condiciones meteorológicas no podrá completar esta proeza.

Según explicaba Jornet: “Las primeras semanas estuvimos aclimatando muy bien y con buenas condiciones. Sin embargo, cuando empezábamos a estar listos para preparar la tentativa, el tiempo empezó a cambiar. Hubo varias precipitaciones que dejaron fuertes nevadas y una acumulación de nieve importante. Así, aunque nosotros nos encontrábamos bien físicamente, había mucho peligro de avalanchas y nos era imposible poder ascender en condiciones de seguridad óptimas”

A pesar de la imposibilidad de llevar a cabo el reto, Jornet está satisfecho con la experiencia. “Hay un poco de frustración porque estamos bien aclimatados y las sensaciones son buenas, pero suponía exponerse demasiado si lo intentábamos. De todas formas estamos contentos porque ha sido una experiencia muy positiva donde hemos aprendido mucho. Estar solos en el Everest es una cosa increíble ya que no había ninguna otra expedición. Ahora volveremos a casa, para recuperar y plantearnos el futuro. Creo que sí que volveremos, seguramente cambiaremos algunas cosas pero nos llevamos una gran experiencia y un buen aprendizaje para la próxima”.

Everest, al límite

Más información

Everest, al límite

Kilian Jornet pretendía, con este reto, completar el proyecto de Summits of My Life, que desde 2012 le ha llevado a batir récords de ascenso y descenso en montañas alrededor del planeta. Sin embargo esta vez no ha podido terminar su aventura. Tras pasar tres semanas en el campo base de la cara norte del Everest (6.000m) aclimatando y preparándose para intentar el ascenso a la montaña más alta del mundo, Jornet y el equipo de Summits of My Life han decidido aplazarlo para una campaña futura.