Accesos rápidos


Publicidad


Vida cotidiana

La ciencia mesopotámica

Imagen

ciencia mesopotamia

Contenido del artículo

Mesopotamia fue pionera en el desarrollo –entre lo experimental y lo mágico– de la astronomía, la medicina o las matemáticas.

NÚMERO 30, PÁGINA 48

Una de las fuentes para conocer la ciencia de Sumer y Babilonia son las largas listas descriptivas en las que los mesopotámicos compilaron sus conocimientos. Dioses, tipologia de astros o aves se sometían a un mismo orden. Tal cosmovisión se materializó en una compleja red de relaciones regidas por criterios racionales –destreza, habilidad, etc.– en el que el mismo sujeto debía incluirse como parte de ese conjunto.

Los listados, los textos arcaicos de Uruk, se consideran los primeros escritos científicos de la historia humana (3000 a.C.). En su origen, los escribas los utilizaban para ejercitar la memoria; más tarde terminaron por convertirse en verdaderas enciclopedias temáticas, que incluían asuntos religiosos (relación jerárquica de los dioses), historiográficos (rango dinastías, crónicas) o topográficos.

La ciencia adivinatoria, de la que dependían otros “saberes”, debía interpretarse según los presagios. La medicina fue uno de estos ámbitos más desarrollados: alrededor de su estudio se desplegaron las primeras recetas, tratamientos, instrumentos quirúrgicos, incluso indicaciones concretas para tratar afecciones internas e externas. A finales del segundo milenio antes de nuestra, se elaboró una compilación todos los conocimientos anatómicos mesopotámicos en el denominado Libro de diagnosis y prognosis médicas, que demuestra un profundo conocimiento de la morfología humana.

Página 1 de 2Siguiente

Utilidades

  • Meneame

Comentarios


Te recomendamos este artículo Cerrar

Mesopotamia, cuna de la civilización

La Obra Social «la Caixa» inaugura la exposición «Antes del diluvio. Mesopotamia, 3500-2100 a.C.»


Suscríbete