Accesos rápidos


Publicidad


Valencia

Cornelius, un patricio romano en tierras valencianas

Contenido del artículo

Una muestra en el Museu de Prehistòria de València recoge los tesoros hallados en la villa rústica de Publius Cornelius Iuniani, situada en la actual población de L'Ènova

A finales del verano de 2003, durante las obras del trazado del AVE Madrid-Valencia a su paso por L'Ènova, un municipio al sur de Valencia, y tras arrancar los naranjos de la zona y remover las tierras, se hallaron casualmente restos de cerámica y mármol de casi 2.000 años de antigüedad. Las perentorias excavaciones arqueológicas realizadas un año después sacaron a la luz los vestigios de una villa rústica de época romana, construida entre los años 65 y 75 d.C., que perteneció a un rico patricio llamado Publius Cornelius Iuniani, según se ha podido saber por los restos epigráficos. Los trabajos arqueológicos desvelaron una superficie de unos 3.000 metros cuadrados correspondiente a una pars urbana, donde se ubicaban las dependencias del propietario y su familia, y una pars rustica dedicada al procesamiento del lino de Saetabis (la actual Xàtiva) que, según la arqueóloga Rosa Albiach, era un textil tan apreciado que abastecía un tercio de todo el lino de Europa y era considerado como el segundo de mayor calidad del Imperio romano, sólo superado por el egipcio

A la vera de la Vía Augusta

La villa romana de Els Alters, que así es como se denomina, ha proporcionado unos excelentes hallazgos arqueológicos que, tras más de cuatro años de minuciosa restauración, se presentan por fin al público en la exposición Villa Cornelius, comisariada por Rosa Albiach, Elisa García-Prósper y Aquilino Gallego y visitable en el Museu de Prehistòria de València hasta el 29 de junio de 2014. Cabe destacar que la villa de Cornelius estaba situada a la vera de la Vía Augusta y junto a una cantera de mármol de primerísima calidad, que fue una de las más importantes de la península Ibérica. Con el mármol de Buixcarró se labró una inscripción votiva dedicada al dueño de la casa y una placa de un friso que representa a una vid , que se pueden admirar en la muestra. Destacan también otras piezas como por ejemplo una escultura de mármol blanco importado, que representa una venatio o escena de caza; un fragmento de un capitel corintio; un fragmento de un mosaico polícromo u opus tesselatum decorado con motivo animal; un vaso de cerámica africana que representa una cabeza de carnero; un alfiler de hueso o acus crinalis con cabeza forrada de oro; además de varias agujas también de hueso, monedas de época romana, fichas de juego e incluso contrapesos de un telar. Una reconstrucción en 3D de la villa permite imaginar cómo vivía un patricio romano en tierras valencianas. 

Utilidades

  • Meneame

Comentarios


Te recomendamos este artículo Cerrar

La cultura tiahuanaco se oculta en las profundidades del lago Titicaca

El Proyecto Huiñaimarca, de arqueología subacuática, ha proporcionado hasta el momento unos 2.500 objetos que reposaban durante siglos bajo el agua


Suscríbete