Tigre

1 / 24
Una recuperación incierta

1 / 24

Una recuperación incierta

En los últimos 100 años, la población mundial de tigres se ha reducido en un 97%, y tres de sus nueve subespecies se han extinguido. En 2010, las naciones en la que aun habitan los tigres hicieron un pacto innovador para duplicar la población mundial de tigres para el año 2022. Se comprometieron a proteger el hábitat natural y combatir el comercio internacional ilegal en torno a esta especie, centrándose en la demanda de vino tigre y varias medicinas tradicionales. A mediados del desarrollo de la iniciativa, en abril de 2016, se anunció un aumento mundial de tigres por primera vez en la historia: India, Rusia, Nepal y Bhután informaron sobre mejoras significativas. Desafortunadamente, las cifras siguen disminuyendo en todo el sudeste asiático, salvando el caso de un santuario en el oeste de Tailandia. Por otro lado Camboya ha declarado extintos a los tigres a nivel nacional, el tigre del sur de China casi ha desaparecido y el tigre de Sumatra -el último de Indonesia- también está en peligro crítico. Su futuro sigue siendo incierto, pero el deseo de proteger a nuestra megafauna más carismática claramente sigue vivo.

Foto: Tim Flach

Y con quién lo compartimos

2 / 24

Y con quién lo compartimos

El mayor logro de los fotógrafos de naturaleza de National Geographic es su poder para conmover al espectador. Solo cuando este percibe la esencia de la vida salvaje y esa asombrosa proximidad con el resto de los seres vivos con los que compartimos el planeta, la barrera de la indiferencia comienza a desvanecerse. Es cierto que el suyo es a menudo un trabajo de riesgo, pues el común de los animales salvajes no está por la labor de posar. Pero vale la pena intentarlo, pues poder verlos como si nos halláramos en su propio hábitat es quizá la única manera de entender que cada ser vivo es un irrepetible milagro de la evolución que deberíamos preservar a cualquier precio. Aunque a algunos les cueste tanto aceptarlo, su destino y el nuestro van de la mano.

Foto: Michael Nichols / National Geographic

Saved but caged

3 / 24

Saved but caged

La pierna trasera de este cachorro de seis meses de tigre de Sumatra estaba tan maltratada por una trampa que tuvo que ser amputada. Tuvo la suerte de sobrevivir habiendo estado atrapado durante cuatro días. Lo más probable es que la trampa fuera establecida por los trabajadores de plantaciones de aceite de palma. Los trabajadores son inmigrantes a los que se les han dado pequeñas parcelas para cultivar sus propias palmas, pero que tienen que trabajar en las grandes plantaciones durante unos cinco años hasta que sus propios cultivos generan un retorno. Para alimentar a sus familias, tienen que cazar, y los huesos de este cachorro tendrían un buen precio en el mercado negro. La población de tigres de Sumatra, es de unos 400-500 ejemplares. Es el triste resultado de la caza furtiva que alimenta el comercio ilegal para el mercado de la medicina china . Las patrullas forestales contra la caza furtiva están ayudando a detener la matanza que se lleva a cabo en la actualudad, en parte localizando y eliminando las trampas, ahora ilegales. Fue así como este cachorro fue rescatado. No obstante el pobre animal pasará el resto de su vida en una jaula en un zoológico de Java. Hoy en día, probablemente haya más tigres de Sumatra en los zoológicos que en la naturaleza.

Canon 5D Mark II + 24–105mm lens at 58mm; 1/45 sec at f5.6; ISO 400.

Foto: Steve Winter - Wildlife Photographer of the Year

AP 17143679391028. Cleo

4 / 24

Cleo

En esta foto, Cleo, una hembra de tigre blanco, brinca en el cristal de seguridad de su recinto reaccionando a los pintores que trabajan en un proyecto de mejora.  En sus comienzos, el zoológico se inspiró en los primeros zoológicos victorianos que exhibían animales exóticos. 

15 de julio de 2016

Foto: AP / Natacha Pisarenko

VOE03noviembre2010

5 / 24

VOE03noviembre2010

kaziranga11. Tigre en Kaziranga

6 / 24

Tigre en Kaziranga

kaziranga01

7 / 24

kaziranga01

tigres1. Un tigre de Bengala

8 / 24

Un tigre de Bengala

Un tigre de Bengala camina junto a una carretera del Parque Nacional de Bannerghatta, al sur de Bangalore, en la India.

Foto: Aijaz Rahi / AP Photo / Gtres

tigres2. Un tigre de Bengala

9 / 24

Un tigre de Bengala

Un tigre de Bengala descansa en la jungla del Parque Nacional de Bannerghatta, al sur de Bangalore, en la India.

Foto: Aijaz Rahi / AP Photo / Gtres

tigres3. Pelaje anaranjado e instinto de cazador

10 / 24

Pelaje anaranjado e instinto de cazador

El tigre, de característico pelaje anaranjado e instinto de cazador, es una especie paraguas: su conservación asegura automáticamente la conservación de una gran parte de la flora, la fauna y de ecosistemas enteros. Aquí un tigre en el Parque Nacional de Bannerghatta, en la India.

Foto: Aijaz Rahi / AP Photo / Gtres

tigres5. Una especie amenazada

11 / 24

Una especie amenazada

A pesar del incremento de ejemplares, el tigre sigue siendo una especie amenazada. Aquí, un tigre solitario en el Parque Nacional de Ranthambore, en Rajastán, en la India.

Foto: Satyajeet Singh Rathore / AP Photo / Gtres

MM8181 130309 16837. Tigre del Amur, Zoo de Indianapolis

12 / 24

Tigre del Amur, Zoo de Indianapolis

Cila, de 10 años, gandulea frente a la audiencia que la observa extasiada desde el otro lado del cristal. Una parte de la cuota de la entrada se destina a esfuerzos de conservación, entre ellos el trabajo de campo con tigres del Amur salvajes en la zona más oriental de Rusia.

Panthera tigris altaica

Estado de conservación: en peligro de extinción

http://photoark.com

Foto: Joel Sartore

tigre18. Parque Nacional de Bandhavgarh

13 / 24

Parque Nacional de Bandhavgarh

En el Parque Nacional de Bandhavgarh, en la India, un cachorro zarandea una cámara colocada sobre un pequeño vehículo accionado mediante control remoto, un artilugio que el fotógrafo Steve Winter emplea para documentar el comportamiento de los tigres.

Foto: Steve Winter

tigre17. Parque Nacional de Kaziranga, India.

14 / 24

Parque Nacional de Kaziranga, India.

Un tigre es fotografiado por una cámara trampa en un árbol del Parque Nacional de Kaziranga, en la India.

Foto: Steve Winter

tigre16. Un buen susto

15 / 24

Un buen susto

Este tigre de Bandhavgarh dormitaba en la sombra. De repente, dice el fotógrafo Steve Winter, saltó a la carga «como un disparo de cañón». Winter, que lo estaba fotografiando parapetado detrás del parabrisas de su Jeep, se escabulló rápidamente hacia el interior del vehículo. El tigre dio media vuelta y se fue.

Foto: Steve Winter

tigre14. Un remanso de esperanza

16 / 24

Un remanso de esperanza

Una hembra descansa con su cachorro en el Parque Nacional Bandhavgarh, donde, en contra de la tendencia mundial, se ha conseguido que aumente el número de tigres. Las indemnizaciones por las muertes causadas por los felinos fuera del parque ofrecen cierto consuelo a los aldeanos.

Foto: Steve Winter

tigre11. Pequeñas bestias

17 / 24

Pequeñas bestias

¡Lárgate!, parece decirle un cachorro de tigre a otro en esta charca del Parque Nacional de Bandhavgarh, en la India. En las inmediaciones del parque los encuentros entre tigres y seres humanos pueden resultar fatídicos: se cree que estos dos cachorros mataron a gente el año pasado.

Foto: Steve Winter

tigre10. Bajo seguimiento

18 / 24

Bajo seguimiento

Saksit Simcharoen, un científico thailandés, acerca el oído al vientre de una tigresa preñada para escuchar los latidos del corazón del feto. Después de medir y pesar al tigre sedado, y de colocarle un radiocollar, el equipo devolverá el animal a su entorno salvaje.

Foto: Steve Winter

tigre09. Cazadores de hombres

19 / 24

Cazadores de hombres

Steve Winter llamó Smasher -Rompedor- al macho joven del fondo, que se refresca en una charca del Parque Nacional Bandhavgarh poco después de golpear la cámara trampa hasta romperla. Se cree que ambos tigres han matado a personas. Smasher está ahora en cautividad.

Foto: Steve Winter

tigre07. Parque Nacional Bandhavgarh, India

20 / 24

Parque Nacional Bandhavgarh, India

Un tigre se cuela por una valla en el Parque Nacional Bandhavgarh, en la India, un refugio que quizá resulte pequeño para los casi 60 felinos que alberga. Las aberturas en las vallas permiten a los tigres salir a cazar, pero también dejan entrar a los aldeanos, que cazan ciervos y, a veces, tigres.

Foto: Steve Winter

tigre05. Kanchanaburi, Thailandia

21 / 24

Kanchanaburi, Thailandia

Un tigre salta para alcanzar una bolsa de plástico atada a un palo en el Templo del Tigre, una controvertida atracción turística de Kanchanaburi, en Tailandia. Los visitantes pagan por dar el biberón a los cachorros y posar junto a los animales encadenados al suelo.

Foto: Steve Winter

tigre04. Malas artes

22 / 24

Malas artes

Dos veterinarios y un guarda sujetan a un cachorro de tigre tras amputarle una pata. El cachorro fue apresado en una trampa en la provincia de Aceh, Indonesia. Además de las trampas con alambradas, los cazadores furtivos utilizan jaulas, rifles, cepos, sistemas de electrocución y venenos. Empleadas sobre todo para capturar cerdos salvajes y ciervos, las trampas capturan también de forma ocasional a tigres.

Foto: Steve Winter

tigre03. Aceh, Indonesia

23 / 24

Aceh, Indonesia

El cepo de un furtivo hizo que este cachorro de seis meses perdiera la pata derecha delantera y también la libertad. La pata le tuvo que ser amputada, después de que pasara tres días atrapado en un cepo en la provincia de Aceh, Indonesia. Incapacitado para cazar, ahora vive en un zoo, en Java.

Foto: Steve Winter

tigre01. Sumatra, Indonesia

24 / 24

Sumatra, Indonesia

En los bosques del norte de Sumatra, en Indonesia, un tigre mira a la cámara trampa que él mismo ha accionado mientras caza al amanecer. Los tigres pueden vivir en hábitats muy diferentes, desde las frías laderas del Himalaya hasta los manglares tropicales de la India y Bangladesh.

Foto: Steve Winter

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?