Aves

1 / 284
Haliaeetus pelagicus vs Haliaeetus albicilla

1 / 284

Haliaeetus pelagicus vs Haliaeetus albicilla

Foto: AgePhotoStock / Mint Images

huevoaveelefante1. Huevo de ave elefante

2 / 284

Huevo de ave elefante

Huevo del ave elefante Aepyornis maximus, redescubierto en el Museo de la Ciencia de Búfalo, en Estados Unidos.

Foto: Buffalo Museum of Science

huevoaveelefante2. Radiografía

3 / 284

Radiografía

Los moldes son habituales en las colecciones de los museos, así que el museo hizo una radiografía del mismo para saber si era una copia, pero resultó ser un huevo auténtico.

Foto: Buffalo Museum of Science

aveelefante. Huevo y esqueleto

4 / 284

Huevo y esqueleto

Huevo y esqueleto de Aepyornis maximus, el ave elefante gigante.

Foto: Monnier

dodo1. Dodo de Oxford

5 / 284

Dodo de Oxford

Cabeza del famoso Dodo de Oxford, conservado en el Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford, es el único espécimen de dodo en el mundo que contiene tejido blando.

Foto: University of Warwick / Oxford University Museum of Natural History

dodo2. Escaneo del cráneo

6 / 284

Escaneo del cráneo

La revolucionaria tecnología de escaneo del mundo forense ha demostrado que el Dodo de Oxford murió tras ser disparado en la parte posterior de la cabeza.

Foto: WMG, University of Warwick

dodo5. Grosor del cráneo

7 / 284

Grosor del cráneo

El disparo no penetró en el cráneo, por lo que ahora se sabe que era muy grueso.

Foto: WMG, University of Warwick

dodo3. Hallazgo inesperado

8 / 284

Hallazgo inesperado

"Los nuevos hallazgos revelan una parte inesperada de la historia de este espécimen, pues pensábamos que llegó al museo tras ser exhibido como un espécimen vivo en Londres", dice Paul Smith, el director del Museo de Historia Natural de la Universidad de Oxford.

Foto: WMG, University of Warwick

dodo4. Balines en el cráneo

9 / 284

Balines en el cráneo

Escaneado del cráneo del Dodo de Oxford, con los balines visibles en blanco.

Foto: WMG, University of Warwick

Picapinos

10 / 284

Picapinos

Los pájaros carpinteros, como este pico picapinos, son aves fascinantes. Es increíble hasta donde les ha llevado la evolución y como han desarrollado hasta el extremo su coexistencia con el bosque. Cantabria alberga seis de las siete especies que se pueden encontrar en España.

Foto: Roberto González García

Visión trasera

11 / 284

Visión trasera

En esta fotografía tomada en la localidad de Astillero podemos observar a un chorlitejo chico, una de las pocas especies de limícolas que crían en Cantabria. Su hábitat natural de nidificación son las playas de guijarros, arenales secundarios y traseras de estuarios. Sin embargo estos lugares son prácticamente inexistentes en la actualidad en Cantabria, por lo que hoy en día usan los terrenos industriales abandonados o pendientes de construcción.

Foto: Roberto González García

Finales de verano

12 / 284

Finales de verano

La avoceta común aparece muy esporádicamente por los estuarios de Cantabria, y menos aún en grandes bandadas. Ocasionalmente, como en esta imagen, pueden observarse a su paso por Cantabria durante el transcurso de sus desplazamientos migratorios, especialmente a finales de verano.

Foto: Roberto González García

Desperezarse tras una fría noche

13 / 284

Desperezarse tras una fría noche

Durante los últimos inviernos, la Reserva Ornitológica de las Marismas Blancas -en Astillero- ha proporcionado refugio al dormidero más importante de garcillas bueyeras del norte peninsular. Hasta 4.000 ejemplares caían del cielo cada atardecer invernal buscando refugio entre los carrizos de las marismas. Por las mañanas, casi con una sincronización perfecta, las garcillas iban levantando el vuelo desapareciendo en el horizonte en dirección a los pastizales y prados de siega de la campiña cantábrica.

Foto: Roberto González García

Bahía de garcillas

14 / 284

Bahía de garcillas

"Durante dos años he fotografiado los espectaculares bandos de garcillas bueyeras en la Bahía de Santander. Después de visitar este lugar innumerables veces, finalmente encontré la composición que quería junto a los astilleros y en un entorno altamente humanizado"

Foto: Roberto González García

Acicalándose a refugio

15 / 284

Acicalándose a refugio

En esta fotografía tomada en la bahía de Santander, un correlimos común acicala su plumaje a la espera de la bajamar para alimentarse en los limos. Más de cuatro mil correlimos como este invernan en los humedales y costas de Cantabria. De hecho el Parque Natural de las Marismas de Santoña y la Bahía de Santander están entre los diez humedales más importantes para la invernada de esta especie en España. La transformación y destrucción sus hábitats, como los páramos y llanuras intermareales que utilizan para alimentarse y refugiarse, son algunas de las principales amenazas para la especie. 

 

Foto: Roberto González García

Descansando a refugio

16 / 284

Descansando a refugio

Algunas zonas de interés para la especie, como la bahía de Santander, han perdido ya más de la mitad de su superficie original y la mitad de sus márgenes naturales. Debido al relleno de playas o la construcción de diques, tan sólo el 15% de sus costas son más o menos naturales. Estos correlimos nos recuerdan que los retazos de vida salvaje que quedan hoy son vestigios del excepcional ecosistema que formaba antaño esta gran bahía. Esperemos que nuestras costas sigan ofreciendo protección a este pequeño ave limícola, que con menos de 60 gramos de peso es capaz de recorrer más de 3.000 kilómetros para refugiarse en nuestras costas.

Foto: Roberto González García

El tesoro Nacional

17 / 284

El tesoro Nacional

Las grullas de coronilla roja o grullas de Manchuria del noreste de Asia son muy conocidas por sus gráciles danzas de cortejo: arquean el cuello y luego saltan al aire, volviendo a posarse en el suelo con un golpe de alas para caer de puntillas alrededor de su compañero. Cazados por su espléndido plumaje, la población residente de la isla japonesa de Hokkaido cayó tan solo a treinta individuos durante la década de 1920, pero los agricultores locales intervinieron para salvarlos, y todavía los alimentan todas las mañanas hasta el día de hoy. Habiendo pasado por un cuello de botella en la población, estas grullas en peligro han visto muy notablemente reducida su diversidad genética, lo que les ha hecho en la actualidad tremendamente vulnerables a los brotes de muchas enfermedades. Mientras tanto, la pérdida y conversión de su hábitat de humedal en zonas de cultivo sigue siendo una amenaza universal. En el continente, las grullas de Manchuria todavía están en declive. El 92% de su hábitat en China se ha perdido en los últimos 30 años, y el que poco que queda está rodeado de ciudades, granjas y campos petroleros. Sus mejores posibilidades de supervivencia pueden estar en Japón, donde la comunidad nacional las valora más.

Foto: Tim Flach

Ritos funerarios

18 / 284

Ritos funerarios

En la mayor parte del mundo, la muerte de un animal grande se ve rápidamente marcada por un círculo de buitres. Estos animales se alertan unos a otros sobre la localización de un nuevo cadáver y luego se reúnen en grupos de cientos antes de descender para alimentarse. Son iconos de la muerte en la cultura popular, pero en realidad son grandes símbolos de la vida. No solo evitan la propagación de enfermedades en innumerables comunidades y ecosistemas, sino que también protegen a los mamíferos en peligro al alertar a los guardias sobre la ubicación de la actuación de los cazadores furtivos. Desafortunadamente, los cazadores furtivos están tomando represalias y rociando a sus presas con cianuro, por lo que un elefante muerto puede acabar además con la vida de cientos de buitres adultos. De todas las especies de buitres del mundo, casi la mitad están ahora en peligro crítico de extinción.

Foto: Tim Flach

Una perspectiva diferente

19 / 284

Una perspectiva diferente

Los pico zapatos -Balaeniceps rex- son aves tranquilas y solitarias que viven y cazan en los pantanos del este de África. En los últimos años, el conflicto humano local ha multiplicado la propiedad de armas de fuego e intensificado la presión de la caza furtiva sobre la especie, pero es la pérdida de hábitat predominantemente lo que ha hecho vulnerables a la extinción a estas peculiares aves de extraño pico. Los humedales, incluso los que se encuentran en parques nacionales, en general se han descartado como tierras baldías, y las marismas a menudo se drenan para convertirlas en pastizales o incluso como enclaves para la eliminación de desechos. Esto no solo pone en peligro a una multitud de especies, sino que amenaza los asentamientos humanos que en última instancia dependen de la fuente de agua.

Para preservar su medio ambiente, los agricultores locales crían cada vez más cabras en lugar de vacas, ya que las cabras pueden coexistir con tierras pantanosas. También mantienen más abejas melíferas y cultivan más frutas, generando ingresos y al mismo tiempo fortaleciendo su entorno natural, lo que a su vez proporciona más oportunidades económicas. Esta práctica permite que la naturaleza y las tierras agrícolas se vuelvan mutuamente beneficiosas e igualmente prósperas.

Foto: Tim Flach

Alturas vertiginosas

20 / 284

Alturas vertiginosas

El majestuoso águila filipina es una de las rapaces más grandes del mundo. Con alas cortas y fuertes se abre camino a través del dosel de vegetación con velocidad y precisión, en la búsqueda de serpientes, lagartos, monos, ardillas o pájaros. El depredador, situado en el rango superior de su cadena alimenticia, también reside en la parte superior del bosque, construyendo sus nidos en los árboles más altos que se quedan en una familia por generaciones.

Foto: Tim Flach

Alturas vertiginosas

21 / 284

Alturas vertiginosas

Como depredadores superiores, las águilas de Filipinas son particularmente vulnerables a las toxinas de las granjas y canteras, ya que se acumulan en las especies que descienden en la cadena alimentaria. También son sensibles a la deforestación de su país de origen, ya que una pareja de cría necesita 103 kilómetros cuadrados para sobrevivir, y la mayoría de sus nidos permanecen en tierra desprotegida. Estas parejas monógamas crían una sola polluelo cada dos años, por lo que su población descendente tendrá problemas para recuperarse. Ahora son menos de mil en la naturaleza, y son quizá, las águilas en mayor peligro de extinción en el mundo.

Foto: Tim Flach

Perdido en la traducción

22 / 284

Perdido en la traducción

Los guacamayos militares tienen algunas de las voces más fuertes de los bosques de Sudamérica. No conocen sus llamadas de forma innata, sino que las aprenden de sus padres y compañeros, lo que da lugar a dialectos locales que distinguen a un grupo de otro. En la naturaleza, los guacamayos militares permanecen monógamos de por vida, y como mascotas son aves excepcionalmente leales. Su belleza y buena compañía los pone en gran demanda de la industria de mascotas, pero muchos comerciantes los toman de la naturaleza, en lugar de criarlos en cautiverio.

Foto: Tim Flach

Perdido en la tradicción

23 / 284

Perdido en la tradicción

La conexión que puedes sentir con un loro que te devuelve los saludos no es baladí, ya que significa que formas parte de su grupo. Los guacamayos imitan nuestras palabras, pero no pueden entenderlas. Si pudieran, podrían persuadirnos de que los dejemos en sus árboles, y de dejar esos árboles en el suelo.

Foto: Tim Flach

archaeopteryx3. En pleno vuelo

24 / 284

En pleno vuelo

Representación artística de un ave del género Archaeopteryx en pleno vuelo.

Imagen: Jana Růžičková

archaeopteryx1. Espécimen de Múnich

25 / 284

Espécimen de Múnich

Espécimen de Múnich del ave primitiva y transicional Archaeopteryx, que podía volar para atravesar barreras o para esquivar a los depredadores.

Foto: ESRF / Pascal Goetgheluck

The fisherman

26 / 284

The fisherman

Osezaki , Japón

Fotografía ganadora en la categoría: Behavior

“En invierno, en la península de Izu, en la zona de Tokio, el cormorán asiático se detiene durante un par de meses antes de trasladarse a China. Este es el mejor momento para intentar disparar a este increíble pájaro marino durante el buceo y la pesca. Estuve en este área y pasé dos días en aguas poco profundas de 5 a 8 metros esperando el momento adecuado para obtener estas imagen. Afortunadamente, cuatro pájaros durante dos días se quedaron en este área en busca de sardinas y no les importó mi presencia durante su sesión de buceo”.

Foto: Filippo Borghi / Underwater Photographer of the Year 2018

Love Birds

27 / 284

Love Birds

Luss Pier, Lago Lomond, Escocia

Fotógrafo británico submarino del año 2018 y fotografía ganadora en la categoría: British Waters Wide Angle

“Siempre me ha fascinado la fotografía superpuesta que conecta el mundo terrestre cotidiano que todos conocemos con los secretos submarinos, menos familiares. Elegí Lago Lomond como la ubicación de esta toma debido a su paisaje idílico y el fácil acceso a varios cisnes amistosos. Mi idea inicial era enmarcar una toma dividida de un cisne que se alimentaba debajo de la superficie, pero cuando noté lo cómodos que estaban a mi alrededor estuve seguro que con algo de paciencia podría obtener esa foto mágica de los dos. Era mediodía, el sol estaba alto en el cielo, me metí lentamente en las aguas poco profundas permitiendo que los cisnes se sintieran cómodos con mi presencia. Cuando comenzaron a buscar comida debajo de la línea de agua, solo tuve que esperar ese momento perfecto.”

Foto: Grant Thomas / Underwater Photographer of the Year 2018

Dumpster Diver

28 / 284

Dumpster Diver

Fotografía ganadora en la categoría: Nature

Un águila calva se deleita con restos de carne en los contenedores de basura de un supermercado en Dutch Harbor, Alaska, EE.UU.

 

Foto: Corey Arnold / World Press Photo 2018

Attack of the Zombie Mouse

29 / 284

Attack of the Zombie Mouse

Fotografía finalista en la categoría: Environment

Un albatros juvenil de cabeza gris en la Isla Marion, Territorio Antártico Sudafricano, resulta lesionado después de un ataque de ratones de una especie invasora que comenzó a alimentarse de polluelos y juveniles de albatros vivos.

Foto: Thomas P. Peschak / World Press Photo 2018

Back in Time

30 / 284

Back in Time

Fotografía finalista en la categoría: Environment

Una fotografía histórica de una colonia de pingüinos africanos, tomada a fines de la década de 1890, es un marcado contraste con la disminución de los números vistos en 2017 en el mismo lugar, en la isla de Halifax, Namibia. La colonia una vez contó con más de 100,000 pingüinos.

Foto: Thomas P. Peschak / World Press Photo 2018

archaeopteryx1. 150 millones de años

31 / 284

150 millones de años

Fósil del género Archaeopteryx, de unos 150 millones de años de antigüedad.

Foto: O. Rauhut, LMU

archaeopteryx2. El fósil más antiguo

32 / 284

El fósil más antiguo

El fósil, descubierto en 2010, ha resultado ser el representante más antiguo que se conoce del género Archaeopteryx.

Foto: O. Rauhut, LMU

Lago Nakuro, Kenia web. Lago Nakuru, Kenia

33 / 284

Lago Nakuru, Kenia

El Lago Nakuru, declarado como Parque Nacional de Kenia en 1968, es un santuario para las aves. En especial, para los flamencos que ocupan la orilla atraídos por las algas: miles de ellos de un precioso color rosado que forman uno de los espectáculos naturales más bellos de África. Al lago también llegan rinocerontes y centenares de búfalos, jirafas, gacelas…  

Foto: AP

dinosauriochina1. Plumaje de arcoíris

34 / 284

Plumaje de arcoíris

Representación artística de la nueva especie Caihong juji, realizada por Velizar Simeonovski. Con la cresta ósea y el plumaje de arcoíris atraía a los de su especie.

Ilustración: Velizar Simeonovski, The Field Museum, for UT Austin Jackson School of Geosciences

¿Todas las lechuzas son iguales?

35 / 284

¿Todas las lechuzas son iguales?

Las lechuzas conforman una familia de aves con muy pocas especies (se estima que 16). De todas las especies, la más abundante es la lechuza común o Tyto alba pero, ojo, hay descritas 46 subespecies de Tyto alba, y algunas son candidatas a convertirse en especies por tener diferencias significativas.

Foto: KevinDS / Seo BirdLife

¿Cómo duermen las lechuzas?

36 / 284

¿Cómo duermen las lechuzas?

Como todas las rapaces, de pie. Suelen hacerlo, lógicamente, durante el día. Son más activas al amanecer y al atardecer.

Foto: Gtres

¿Cómo vuelan las lechuzas?

37 / 284

¿Cómo vuelan las lechuzas?

En silencio. Sus plumas tienen una estructura especial que permite que la fricción con el aire sea amortiguada. Así pueden jugar con el efecto sorpresa a la hora de cazar. Son, además, especialistas en volar lento, lo cual les permite localizar mejor a sus presas.

Foto: Gtres

¿Cómo comen las lechuzas?

38 / 284

¿Cómo comen las lechuzas?

Son carnívoras y suelen alimentarse de pequeños mamíferos como los ratones o topillos. Por eso, en muchos países europeos, se han considerado aliadas de la gente del campo. De hecho, existen y auténticas redes de postes y de cajas nido para permitir que las lechuzas coman los ratones que afectan a los cultivos. Incluso existen graneros adaptados para que aniden. Engullen a sus presas por completo pero no digieren ni la piel, ni el pelo ni los esqueletos. Este tipo de desechos son regurgitados posteriormente en una bola conocida como egrapópila. Si te encuentras una especie de bola y huesos oscura y poco brillante, es que hay una lechuza por la zona.

Foto: Gtres

¿Cómo ven las lechuzas?

39 / 284

¿Cómo ven las lechuzas?

A diferencia de la mayoría de las aves, los ojos de la lechuza están en posición frontal: así pueden calcular la profundidad y observar la realidad en tres dimensiones. Para poder ver lateralmente, su cuello les permite girar la cabeza 180 grados a cada lado. Su vista tiene casi el doble de sensibilidad a la luz que la del ser humano y nota todo lo que se mueve así que, para despistarla, lo mejor es permanecer completamente quieto. Sus ojos también funcionan bien a la luz del día pero los destellos repentinos -por ejemplo, de coches- pueden cegar su vista momentáneamente

Foto: Gtres

 ¿Migran las lechuzas?

40 / 284

¿Migran las lechuzas?

Las residentes en España no, aunque en invierno hay llegada de lechuzas europeas. En cualquier caso, y por lo general, las lechuzas son sedentarias y muy cosmopolitas. No en vano, se la conoce como lechuza de campanario en muchos sitios (y no nos olvidemos de que en inglés se denomina búho de granero).

Foto: Gtres

¿Cómo escuchan las lechuzas?

41 / 284

¿Cómo escuchan las lechuzas?

Con la oreja en la cara. Las lechuzas son conocidas por su prodigioso sentido del oído y si éste tiene un elemento característico es su disco facial. Además de cumplir con las típicas funciones de una cara, el disco actúa como una suerte de antena parabólica que capta y distribuye el sonido hacia los dos oídos del ave, convenientemente escondidos a ambos lados de la cara. Por así decirlo, la cara de la lechuza es una gran oreja parabólica.

Foto: Gtres

¿Cómo vuelan las lechuzas? . ¿Qué clima prefieren?

42 / 284

¿Qué clima prefieren?

Son sedentarias así que se adaptan a las variaciones climáticas. Cuando mayores problemas tienen es en invierno, debido a la escasez de comida y a la necesidad de mayor aporte energético que tienen. Tampoco les viene bien un exceso de lluvia, sobre todo en época de cría. Como tantas otras especies, los episodios de clima extremo que lleva aparejado el calentamiento global hacen mella en su superviviencia

Foto: Gtres

DL a00673577 026. ¿Dónde viven?

43 / 284

¿Dónde viven?

Las lechuzas viven en territorios que, en invierno, llegan a abarcar unas 5.000 hectáreas (o unos 7.000 campos de fútbol). En verano, suelen reducirlo a 350 hectáreas. Siempre es el mismo. Como mínimo, cada área de acción cuenta con un nido, un par de sitios dormir posada y un número indeterminado de lugares para visitar de forma ocasional. Los territorios no son necesariamente circulares, pueden adoptar casi cualquier forma y, al pasar toda su vida en ellos, las lechuzas se los aprenden al dedillo: memorizan los mejores sitios para cazar, las mejores rutas de vuelo, el mejor lugar para anidar..

Foto: Gtres

¿Dónde anidan?

44 / 284

¿Dónde anidan?

No construyen nidos. Son cavernícolas y aprovechan todo tipo de oquedades, ubicados sobre todo en edificios de entornos rurales. Por algo se les llama lechuzas de campanario o, en inglés, búhos de granero. No es que tengan querencia por estos dos tipos de construcciones pero son las que mejor les proveen de lo que necesitan: un refugio donde se sentirse seguras y protegidas de la lluvia y del viento, y altura. Las lechuzas suelen preferir lugares a la menos tres metros sobre el suelo.

Foto: Gtres

¿Cuántos tipos de lechuza hay en España?

45 / 284

¿Cuántos tipos de lechuza hay en España?

Lógicamente, la subespecie más extendida en España es la Tyto alba, la lechuza común, presente en toda la península, Baleares, Ceuta y Melilla, y en las islas canarias occidentales. La subespecie gracilirostris está presente en Fuerteventura, Lanzarote y Alegranza. Por último se puede ver a la subespecie guttata, más oscura, que suele comportarse como invernante y que procede del este y centro de Europa.

Foto: Tatavasco / Seo BirdLife

¿Cuánto pesa?

46 / 284

¿Cuánto pesa?

Alrededor de medio kilo, entre 430 y 620 gramos.

Foto: Andy Chilton / Seo BirdLife

¿Dónde se pueden observar?

47 / 284

¿Dónde se pueden observar?

La lechuza común se extiende por casi todo el mundo. Solo falta en regiones muy frías (por ejemplo, el Ártico) y en puntos desérticos o excesivamente áridos. Tampoco se la puede ver en algunas islas del Pacífico, en casi toda Indonesia o al norte de los Himalayas. Está presente en Europa, excepto Escandinavia e Islandia . De hecho, es la única especie de la familia Tytonidae -titónidos- presente en Europa.

Foto: Lubos Houska / Seo BirdLife

¿Las lechuzas son búhos?

48 / 284

¿Las lechuzas son búhos?

Los búhos, las lechuzas, los mochuelos, los autillos o los cárabos pertenecen al mismo orden de aves, los estrigtiformes o rapaces nocturnas. Este orden se divide en dos familias, los titónidos o lechuzas; y los estrígidos (Strigidae), que incluye al resto. Así que no, las lechuzas no son búhos. La confusión viene del inglés, donde todas las rapaces nocturnas se denominan owl (por ejemplo, lechuza es barn owl o búho de granero. El cárabo uralense es Ural owl

Foto: AnjaCP / Seo BirdLife

¿Y en qué se diferencian las lechuzas de los búhos?

49 / 284

¿Y en qué se diferencian las lechuzas de los búhos?

Depende de la especie. Si hablamos de búho real, el más común en la península, la diferencias fundamentales están en los ojos -amarillos en el caso del búho, negros en el caso de la lechuza-, y en que el búho es de mayor envergadura. El búho real no tiene disco facial tan marcado y presenta unas plumas a ambos lados de su cabeza (los penachos). Por cierto, aunque lo parezca, los penachos no son orejas.

Foto: Kevin DS / Seo BirdLife

¿Cuánto mide?

50 / 284

¿Cuánto mide?

Entre 32 y 40 centímetros de altura. Más o menos lo que mide un periódico en España.

Foto: Jean van der Meulen / Seo BirLife

¿Deseas dejar de recibir las noticias más destacadas de National Geographic España?