Aves

1 / 236

1 / 236

dinosauriochina1. Plumaje de arcoíris

Plumaje de arcoíris

Representación artística de la nueva especie Caihong juji, realizada por Velizar Simeonovski. Con la cresta ósea y el plumaje de arcoíris atraía a los de su especie.

Ilustración: Velizar Simeonovski, The Field Museum, for UT Austin Jackson School of Geosciences

2 / 236

¿Todas las lechuzas son iguales?

¿Todas las lechuzas son iguales?

Las lechuzas conforman una familia de aves con muy pocas especies (se estima que 16). De todas las especies, la más abundante es la lechuza común o Tyto alba pero, ojo, hay descritas 46 subespecies de Tyto alba, y algunas son candidatas a convertirse en especies por tener diferencias significativas.

Foto: KevinDS / Seo BirdLife

3 / 236

¿Cómo duermen las lechuzas?

¿Cómo duermen las lechuzas?

Como todas las rapaces, de pie. Suelen hacerlo, lógicamente, durante el día. Son más activas al amanecer y al atardecer.

Foto: Gtres

4 / 236

¿Cómo vuelan las lechuzas?

¿Cómo vuelan las lechuzas?

En silencio. Sus plumas tienen una estructura especial que permite que la fricción con el aire sea amortiguada. Así pueden jugar con el efecto sorpresa a la hora de cazar. Son, además, especialistas en volar lento, lo cual les permite localizar mejor a sus presas.

Foto: Gtres

5 / 236

¿Cómo comen las lechuzas?

¿Cómo comen las lechuzas?

Son carnívoras y suelen alimentarse de pequeños mamíferos como los ratones o topillos. Por eso, en muchos países europeos, se han considerado aliadas de la gente del campo. De hecho, existen y auténticas redes de postes y de cajas nido para permitir que las lechuzas coman los ratones que afectan a los cultivos. Incluso existen graneros adaptados para que aniden. Engullen a sus presas por completo pero no digieren ni la piel, ni el pelo ni los esqueletos. Este tipo de desechos son regurgitados posteriormente en una bola conocida como egrapópila. Si te encuentras una especie de bola y huesos oscura y poco brillante, es que hay una lechuza por la zona.

Foto: Gtres

6 / 236

¿Cómo ven las lechuzas?

¿Cómo ven las lechuzas?

A diferencia de la mayoría de las aves, los ojos de la lechuza están en posición frontal: así pueden calcular la profundidad y observar la realidad en tres dimensiones. Para poder ver lateralmente, su cuello les permite girar la cabeza 180 grados a cada lado. Su vista tiene casi el doble de sensibilidad a la luz que la del ser humano y nota todo lo que se mueve así que, para despistarla, lo mejor es permanecer completamente quieto. Sus ojos también funcionan bien a la luz del día pero los destellos repentinos -por ejemplo, de coches- pueden cegar su vista momentáneamente

Foto: Gtres

7 / 236

 ¿Migran las lechuzas?

¿Migran las lechuzas?

Las residentes en España no, aunque en invierno hay llegada de lechuzas europeas. En cualquier caso, y por lo general, las lechuzas son sedentarias y muy cosmopolitas. No en vano, se la conoce como lechuza de campanario en muchos sitios (y no nos olvidemos de que en inglés se denomina búho de granero).

Foto: Gtres

8 / 236

¿Cómo escuchan las lechuzas?

¿Cómo escuchan las lechuzas?

Con la oreja en la cara. Las lechuzas son conocidas por su prodigioso sentido del oído y si éste tiene un elemento característico es su disco facial. Además de cumplir con las típicas funciones de una cara, el disco actúa como una suerte de antena parabólica que capta y distribuye el sonido hacia los dos oídos del ave, convenientemente escondidos a ambos lados de la cara. Por así decirlo, la cara de la lechuza es una gran oreja parabólica.

Foto: Gtres

9 / 236

¿Cómo vuelan las lechuzas? . ¿Qué clima prefieren?

¿Qué clima prefieren?

Son sedentarias así que se adaptan a las variaciones climáticas. Cuando mayores problemas tienen es en invierno, debido a la escasez de comida y a la necesidad de mayor aporte energético que tienen. Tampoco les viene bien un exceso de lluvia, sobre todo en época de cría. Como tantas otras especies, los episodios de clima extremo que lleva aparejado el calentamiento global hacen mella en su superviviencia

Foto: Gtres

10 / 236

DL a00673577 026. ¿Dónde viven?

¿Dónde viven?

Las lechuzas viven en territorios que, en invierno, llegan a abarcar unas 5.000 hectáreas (o unos 7.000 campos de fútbol). En verano, suelen reducirlo a 350 hectáreas. Siempre es el mismo. Como mínimo, cada área de acción cuenta con un nido, un par de sitios dormir posada y un número indeterminado de lugares para visitar de forma ocasional. Los territorios no son necesariamente circulares, pueden adoptar casi cualquier forma y, al pasar toda su vida en ellos, las lechuzas se los aprenden al dedillo: memorizan los mejores sitios para cazar, las mejores rutas de vuelo, el mejor lugar para anidar..

Foto: Gtres

11 / 236

¿Dónde anidan?

¿Dónde anidan?

No construyen nidos. Son cavernícolas y aprovechan todo tipo de oquedades, ubicados sobre todo en edificios de entornos rurales. Por algo se les llama lechuzas de campanario o, en inglés, búhos de granero. No es que tengan querencia por estos dos tipos de construcciones pero son las que mejor les proveen de lo que necesitan: un refugio donde se sentirse seguras y protegidas de la lluvia y del viento, y altura. Las lechuzas suelen preferir lugares a la menos tres metros sobre el suelo.

Foto: Gtres

12 / 236

¿Cuántos tipos de lechuza hay en España?

¿Cuántos tipos de lechuza hay en España?

Lógicamente, la subespecie más extendida en España es la Tyto alba, la lechuza común, presente en toda la península, Baleares, Ceuta y Melilla, y en las islas canarias occidentales. La subespecie gracilirostris está presente en Fuerteventura, Lanzarote y Alegranza. Por último se puede ver a la subespecie guttata, más oscura, que suele comportarse como invernante y que procede del este y centro de Europa.

Foto: Tatavasco / Seo BirdLife

13 / 236

¿Cuánto pesa?

¿Cuánto pesa?

Alrededor de medio kilo, entre 430 y 620 gramos.

Foto: Andy Chilton / Seo BirdLife

14 / 236

¿Dónde se pueden observar?

¿Dónde se pueden observar?

La lechuza común se extiende por casi todo el mundo. Solo falta en regiones muy frías (por ejemplo, el Ártico) y en puntos desérticos o excesivamente áridos. Tampoco se la puede ver en algunas islas del Pacífico, en casi toda Indonesia o al norte de los Himalayas. Está presente en Europa, excepto Escandinavia e Islandia . De hecho, es la única especie de la familia Tytonidae -titónidos- presente en Europa.

Foto: Lubos Houska / Seo BirdLife

15 / 236

¿Las lechuzas son búhos?

¿Las lechuzas son búhos?

Los búhos, las lechuzas, los mochuelos, los autillos o los cárabos pertenecen al mismo orden de aves, los estrigtiformes o rapaces nocturnas. Este orden se divide en dos familias, los titónidos o lechuzas; y los estrígidos (Strigidae), que incluye al resto. Así que no, las lechuzas no son búhos. La confusión viene del inglés, donde todas las rapaces nocturnas se denominan owl (por ejemplo, lechuza es barn owl o búho de granero. El cárabo uralense es Ural owl

Foto: AnjaCP / Seo BirdLife

16 / 236

¿Y en qué se diferencian las lechuzas de los búhos?

¿Y en qué se diferencian las lechuzas de los búhos?

Depende de la especie. Si hablamos de búho real, el más común en la península, la diferencias fundamentales están en los ojos -amarillos en el caso del búho, negros en el caso de la lechuza-, y en que el búho es de mayor envergadura. El búho real no tiene disco facial tan marcado y presenta unas plumas a ambos lados de su cabeza (los penachos). Por cierto, aunque lo parezca, los penachos no son orejas.

Foto: Kevin DS / Seo BirdLife

17 / 236

¿Cuánto mide?

¿Cuánto mide?

Entre 32 y 40 centímetros de altura. Más o menos lo que mide un periódico en España.

Foto: Jean van der Meulen / Seo BirLife

18 / 236

¿Cuántos tipos de lechuza hay en España?

¿Cuántos tipos de lechuza hay en España?

Lógicamente, la subespecie más extendida en España es la Tyto alba, la lechuza común, presente en toda la península, Baleares, Ceuta y Melilla, y en las islas canarias occidentales. La subespecie gracilirostris está presente en Fuerteventura, Lanzarote y Alegranza. Por último se puede ver a la subespecie guttata, más oscura, que suele comportarse como invernante y que procede del este y centro de Europa.

Foto: Seo BirdLife

19 / 236

Gavia stellata

Gavia stellata

Foto: Jari Heikkinen / MontPhoto 2017

20 / 236

Captura de pantalla 2017-12-19 a las 10.46.26. La gran reserva africana de aves

La gran reserva africana de aves

En Tanzania viven 1.100 de las 2.500 especies de aves de África. De izquierda a derecha y de arriba a abajo: grulla coronada, tejedor búfalo de cabeza blanca, marabú, carraca lila, tejedor vitelino, martín pescador pío, buitre del Nilo, pintada común y cálao terrestre.

Foto: Age fotostock; Awl images

21 / 236

tanzania ngorongoro. El arca de Noé

El arca de Noé

Con casi el 40% del país protegido, Tanzania es el hogar de una gran variedad de animales. Desde que el Área de Conservación del Ngorongoro se separó del Serengeti en 1959 su fama no ha dejado de crecer. Veinte años más tarde fue declarado Patrimonio de la Humanidad. En la fotografía, flamencos y búfalos en la laguna del cráter de Ngorongoro.

Foto: Milko Marchetti / Age fotostock

22 / 236

Ursus arctos

Ursus arctos

Foto: Jari Peltomäki / MontPhoto 2017

23 / 236

Great gray olw. Great gray owl

Great gray owl

Premio del público en la categoría: Vida Salvaje

 

Un gran búho gris se abalanza sobre una presa que se sale del encuadre de la imagen en un campo de New Hampshire.

Foto: Harry Collins / National Geographic Nature Photographer of the Year 2017

24 / 236

White figthers

White figthers

Tercer puesto en la categoría: Vida salvaje

Dos garzas pugnan por alguna razón mientras un águila posada en la cercanía se mantiene posada con total indiferencia ante el espectáculo.

Foto: Bence Mate / National Geographic Nature Photographer of the Year 2017

25 / 236

Mother´s Love

Mother´s Love

Segundo puesto en la categoría: Vida salvaje

 

Un flamenco rosado caribeño adulto alimenta a su polluelo en Yucatán, México. Se da en esta especie de aves que ambos progenitores se alternan en la alimentación de los polluelos realizando un trabajo conjunto: al principio con un alimento líquido que recibe el nombre de leche de cultivo, y posteriormente con comida regurgitada.

Foto: Alejandro Prieto / National Geographic Nature Photographer of the Year 2017

26 / 236

Aquila adalberti

Aquila adalberti

En el año 2001 sólo se encontraban 10 parejas de águilas imperiales ibéricas en el entorno de Sierra Morena, cantidad que para el año 2015 ya había aumentado a 91 parejas, lo que representa un incremento de 810%.

Foto: CSIC/EBD

27 / 236

Gypaetus barbatus

Gypaetus barbatus

Se observó con el Quebrantahuesos en el Pirineo Aragonés, que pasó de 15 territorios ocupados en 1988 a 67 en el 2017, lo que representa un aumento del 347 %.

Foto: CSIC/EBD

28 / 236

Gypaetus barbatus

Gypaetus barbatus

El método es susceptible de ser aplicado con otras especies, no sólo de aves rapaces. La elección adecuada del territorio donde disponer el alimento adicional representa una de la claves de su éxito.

Foto: CSIC/EBD

29 / 236

Athene noctua

Athene noctua

Foto: Jonathan Díaz Marbá / MontPhoto2017

30 / 236

Pandion haliaetus

Pandion haliaetus

Foto: Lasse Kurkela

31 / 236

Underwater

Underwater

Alcatraces del norte se disparan a través del las aguas del Atlántico como torpedos. Estas aves elegantemente diseñadas por la selección natural para desenvolverse tanto en el aire como en el agua perforan la superficie del océano a una velocidad de alrededor de 100 kilómetros por hora en la búsqueda de su comida favorita: el arenque y la caballa.

Foto: Felipe Foncueva / European Treasures of Nature Photo Competition 2017

32 / 236

Whooper Swans

Whooper Swans

Los intrusos no son bienvenidos: este par de cisnes fanáticos unen sus fuerzas para expulsar a un invitado no deseado. A finales de marzo, había muy pocos lugares libres de hielo en este lago del este de Finlandia, por lo que el fervor con el que los cines defendieron su pequeña parcela de territorio no es sorprendente.

Foto: Olli Immonen / European Treasures of Nature Photo Competition 2017

33 / 236

Bearded Vulture

Bearded Vulture

Un quebrantahuesos -Gypaetus barbatus- se desliza majestuosamente sobre el cielo de los Alpes franceses. Con una envergadura de casi tres metros, el quebrantahuesos es la ave de rapiña más grande de Europa, y una de las más raras.

Foto: Bertrand Muffat Joly / European Treasures of Nature Photo Competition 2017

34 / 236

David and Goliath

David and Goliath

¡Un intento infructuoso de conseguir el desayuno! Probablemente esta pequeña garceta hubo de esperar a encontrarse con un pescado menos escapadizo. Una y otra vez, el pez de la imagen logró escapar de los embates de su atacante emplumado al saltar del agua...

Foto: Bruno De Lorenzo / European Treasures of Nature Photo Competition 2017

35 / 236

Great skua

Great skua

¡Cuidado, skúa! Si un intruso se acerca demasiado a su nido, estos grandes skúas, también conocidos como págalos, no entenderán la broma. Los Skúas mantienen a cualquier visitante no deseado lejos sin darles demasiado margen de maniobra. Con sus poderosos picos y garras afiladas, estas aves beligerantes tienen algunos "argumentos" contundentes para disuadir a otros.

Foto: Christian-Schmaler / European Treasures of Nature Photo Competition 2017

36 / 236

64-1280px-Jaime-Culebras. El guabairo sobre el neumático

El guabairo sobre el neumático

Fotografía finalista en la categoría: Fauna salvaje urbana.

Jaime buscaba serpientes cuando tropezó con este chotacabras. Sus plumas moteadas imitaban los colores de la camioneta. A la noche siguiente, instaló su cámara y esperó a que el ave regresara. "Estaba seguro de que no vendría", explica, "pero finalmente, después de horas, llegó y pude capturar ese hermoso momento".

El plumaje críptico de estas aves dificulta la distinción entre especies y, en consecuencia, se descubren nuevas especies de chotacabras bastante a menudo. Su color les dota de una gran capacidad de camuflarse que les permite mezclarse, ya sea entre la hojarasca, el barro o las huellas del un neumático de automóvil, mientras duerme y anida.

Foto: Jaime Culebras / Wildlife Photographer of the Year 2017

37 / 236

avistamiento-aves-baleares. Turismo ornitológico en el archipiélago balear

Turismo ornitológico en el archipiélago balear

El turismo ornitológico está de moda. Son muchos los aficionados que viajan alrededor del mundo buscando los mejores lugares para la observación de aves, una actividad que combina el amor por la naturaleza con bellos paisajes. Desde hace unos años, los parques naturales de las Islas Baleares se han convertido en un destino deseado por los amantes de las aves.

Foto: BalearsNatura

38 / 236

ornitologia-islas-baleares.  Avistamiento de aves en Islas Baleares

Avistamiento de aves en Islas Baleares

Su ubicación y la gran variedad de paisajes, con bosques de acebuches, humedales y playas con dunas, convierten al archipiélago balear en un lugar escogido por aficionados a observar aves. Se pueden observar más de 300 especies diferentes tanto endémicas como otras que nidifican y pasan el invierno.

Foto: BalearsNatura

39 / 236

ParajeNaturalSerraTramuntana BalearsNatura.com 5. Parque Natural Serra de Tramuntana, Mallorca

Parque Natural Serra de Tramuntana, Mallorca

La Sierra de Tramuntana es uno de los paisajes naturales más emblemáticos de las Islas Baleares. Ocupa la zona noroeste de Mallorca y es desde 2011 Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Existen varias zonas de avistamiento de aves en la sierra; pero dos especies destacan por encima del resto, el águila pescadora y el buitre negro.

Foto: BalearsNatura

40 / 236

ParcNaturalSAlbufera BalearsNatura.com 10. Parque Natural S'Albufera, Mallorca

Parque Natural S'Albufera, Mallorca

En la bahía de Alcúdia, en Mallorca, encontramos la zona húmeda más extensa de todo el archipiélago balear. Sus 1.650 hectáreas lo convierten en uno de los mejores lugares para el avistamiento de aves como el avetorillo, la cigüeñuela o el carricerín y, en invierno, patos y garzas. Está declarada Zona de Especial Protección para las Aves y forma parte de la Red Natura 2000.

Foto: BalearsNatura

41 / 236

Parque Natural S'Albufera des Grau, Menorca

Parque Natural S'Albufera des Grau, Menorca

Este parque suma, desde Mahón hasta Es Mercadal, más de 5.000 hectáreas, lo que lo convierten en el más extenso de Menorca, y en uno de los más espectaculares de Islas Baleares. Dependiendo de la estación, se pueden observar distintas especies de aves, y durante todo el año puede contemplarse el milano real, el águila pescadora, la garcilla bueyera, el somormujo lavanco y la curruca cabecinegra.

Foto: BalearsNatura

42 / 236

ParcNaturalSesSalines BalearsNatura.com 3. Parque Natural de Ses Salines, Ibiza y Formentera

Parque Natural de Ses Salines, Ibiza y Formentera

El Parque Natural de Ses Salines ocupa un territorio común entre Ibiza y Formentera, incluyendo el estrecho que las separa. Sus dimensiones lo convierten en uno de los parques naturales más extensos de España con 16.000 hectáreas. En sus paisajes, más de 200 especies de aves aguardan a los aficionados a avistar aves, entre las que destacan los flamencos, que se han convertido en el principal símbolo del parque. Los flamencos llegan entre agosto y octubre y se quedan hasta bien entrado el invierno, cuando migran hacia Málaga o Francia. 

Foto: BalearsNatura

43 / 236

Silent wings

Silent wings

Primer premio por votación popular en la categoría: Aves

"Este arrendajo euroasiático (Garrulus glandarius) volaba de manera silenciosa a través de un bosque de cuento de pinos silvestres en el parque nacional de Muddus. Siendo uno de los córvidos más comunes de Escandinavia, el arrendajo es un ave muy cautelosa y tímida. La región de Muddus es una zona que está situada al norte de la distribución de esta especie en Suecia".

Foto: Erlend Haarberg / MontPhoto 2017

44 / 236

  Peregrine's lunch. Peregrine's lunch

Peregrine's lunch

Primer premio en la categoría: Aves

"Conduciendo por un camino rural, observé una pareja de halcones peregrinos (Falco peregrinus) mientras cazaba una paloma bravía (Columba livia domestica). La hembra fue la primera en comer hasta quedar satisfecha, y seguidamente el macho cogió las sobras del banquete y voló con ellas". 

Foto: Markus Varesvuo / MontPhoto 2017

45 / 236

Aix galericulata

Aix galericulata

Foto: Gtres

46 / 236

especiespirineo2. 'Clamator glandarius'

'Clamator glandarius'

El críalo europeo (Clamator glandarius), pariente del cuco, es una especie muy rara en el ámbito del parque natural, con escasa nidificación en Cataluña y más frecuente en la depresión del Ebro.

Foto: Departament de Territori i Sostenibilitat, Generalitat de Catalunya

47 / 236

Pavo cristatus

Pavo cristatus

Foto: Gtres

48 / 236

 Hunter

Hunter

Primer premio en la Categoría: Comportamiento Animal

Esta imagen de una gran garza azul , Ardea herodias, capturando a una pequeña tortuga marina que acaba de eclosionar de un huevo enterrado en la arena de la playa de la isla de Floreana, se alzó como ganadora en la categoría Comportamiento Animal.

Foto: Ivan Dario Vasquez / Galapagos Conservation Trust 2017

49 / 236

Feed me

Feed me

Segundo premio en la Categoría: Comportamiento Animal

El fotógrafo James Robins ganó con esta imagen de un sinsonte de las Galápagos- mimus parvulus - alimentando a su polluelo, el segundo premio en la categoría Comportamiento Animal. En la actualidad existen siete subespecies de sinsonte en las islas, y estas se diferencian ligeramente por su tamaño, coloración y motas de color en su plumaje. Se cree que estas aves fueron algunas de las que sirvieron a Charles Darwin para inspirar su teoría de la evolución por selección natural.

Foto: James Robins/ Galapagos Conservation Trust 2017

50 / 236

Walking on water

Walking on water

Ganador Absoluto

Los jueces quedaron impresionados por el detalle capturado en esta fotografía en la que una pardela aparentemente camina sobre el agua a la búsqueda de comida en la costa de la Isla Fernandina.

Foto: McKenna Paulley / Galápagos Conservation Trust 2017

51 / 236

In flight

In flight

Segundo premio

La imagen esta gaviota de las Galápagos, Creagrus furcatus, ha sido galardonada también con el primer premio en la categoría retrato animal. También conocida como gaviota tijereta o gaviota de cola bifurcada se trata de una especie endémica del archipiélago, aunque también puede verse en las costas continentales de Ecuador y Perú. 

Foto: Carlos Cuenca Solana / Galápagos Conservation Trust 2017

52 / 236

periconocturno7. Cámara trampa

Cámara trampa

Imagen procedente de una cámara trampa, en la que aparece la críptica forma de un posible perico nocturno, comparada con una imagen inequívoca de un perico nocturno.

Foto: John Young / Australian Wildlife Conservancy (AWC)

53 / 236

periconocturno1. Fotografía de 2013

Fotografía de 2013

Fotografía de un perico nocturno vivo, tomada por John Young en 2013 en el estado de Queensland, en el noreste de Australia.

Foto: John Young / Australian Wildlife Conservancy (AWC)

54 / 236

periconocturno2. Pluma de un perico nocturno

Pluma de un perico nocturno

Pluma de un perico nocturno, hallada en el verano de 2017 en la reserva natural de Kalamurina, en el sur de Australia.

Foto: Australian Wildlife Conservancy (AWC)

55 / 236

periconocturno3. Nido de águila audaz

Nido de águila audaz

John Young y Keith Bellchambers examinan un nido de águila audaz.

Foto: Australian Wildlife Conservancy (AWC)

56 / 236

periconocturno4. Nido de pinzón cebra

Nido de pinzón cebra

Pluma de perico nocturno hallada en un nido de pinzón cebra.

Foto: Australian Wildlife Conservancy (AWC)

57 / 236

Bold eagle

Bold eagle

Después de varios días de constante lluvia, el águila calva estaba empapada. En el puerto holandés en la isla de Amaknak, en Alaska,  Estados Unidos , las águilas calvas se reúnen para aprovecharse de las sobras de la industria pesquera. La especie estaba disminuyendo dramáticamente hasta que en la década de 1960 se redujo su persecución. Este hecho junto a la protección sus hábitats y la prohibición del plaguicida DDT han conseguido recuperar cierta parte de sus poblaciones. Sin embargo algunas amenazas aún persisten. Entre ellas se incluye el envenenamiento por plomo. Y tristemente la prohibición del uso munición plomada para los cazadores ha sido recientemente derrogada. "Cuando el águila se acercó más, bajé la cabeza", dice Klaus, "mirando a través de la cámara para evitar el contacto directo con los ojos." Se acercó tanto que el resultado fue este íntimo íntimo realzado por la luz de un día lluvioso. 

Nikon D200 + 200–400mm f4 lens + 1.4x extender; 1/80 sec at f10; ISO 500.

Foto: Klaus Nigge - Wildlife Photographer of the Year

58 / 236

Resplendent delivery

Resplendent delivery

Tyohar observó un par de resplandecientes quetzales guatemaltecos desde el amanecer hasta el atardecer durante más de una semana, mientras entregaban frutas y algún insecto ocasional o lagartija a sus dos polluelos. Los quetzales generalmente anidan en un bosque más denso, pero esta pareja había escogido un árbol en una área parcialmente explotada en el bosque nuboso costarricense de San Gerardo de Dota. La luz adicional le facilitó a Tyohar captar el color iridiscente del deslumbrante plumaje esmeralda y carmesí del macho y las serpentinas de su cola, a pesar de su rápido y errático patrón de vuelo. La luz sin embargo hacía también más fácil para los pájaros ver Tyohar. Es por lo que el fotógrafo llegó un día antes del amanecer y se sentó en el mismo lugar con la misma chaqueta. El resultado fue que la pareja de quetzales aceptó su presencia para continuar, como si él  no estuviese allí, alimentado a su prole. 

Al octavo día, los padres alimentaron a los polluelos al amanecer como de costumbre, pero ese día no volvieron durante varias horas. A las 10 de la mañana los pollos ya llamaban insistentemente a sus padres. Tyohar comenzó a preocuparse, pero entonces ocurrió algo maravilloso. El macho llegó con un aguacate silvestre en su pico. Aterrizó en una rama cercana, exploró alrededor, y luego voló al nido. Pero en lugar de alimentar a los pollitos, voló de nuevo a su rama con el aguacate todavía en su pico. En cuestión de segundos, un pollo salió del nido hacia la rama mas cercana y fue recompensada. Momentos después la hembra hizo exactamente lo mismo con una rama aun más lejana. Su pollo volvió a seguirla.  La familia entonces voló junta por el bosque lluvioso dejando a Tyohar privado de su presencia para siempre, pero emocionado a la vez.

Canon EOS 5D Mark III + 300mm f2.8 lens; 13200 sec at f4; ISO 800.

Foto: Tyohar Kastiel - Wildlife Photographer of the Year

59 / 236

STOCK KiraMorris DSC5107  2. Aptenodytes forsteri

Aptenodytes forsteri

Foto: Kira Morris

60 / 236

Avifauna en las islas

Avifauna en las islas

En verano las Lofoten se convierten en un paraíso para los ornitólogos. En los abruptos islotes de Værøy y  Røst  anidan miles de aves marinas, entre las que abundan gaviotas, cormoranes, pigargos y frailecillos como los de la imagen.

Foto: AGE Fotostock

61 / 236

Spheniscus demersus

Spheniscus demersus

Foto: AP / Koji Sasahara

62 / 236

Reserva Ornitológica de Los Albardales, Madrid

Reserva Ornitológica de Los Albardales, Madrid

Los Albardales es un carrizal de unas ocho hectáreas de extensión. Actualmente es una Reserva Ornitológica de SEO/BirdLife tras la suscripción de un convenio de colaboración con el Ayuntamiento de San Martín de la Vega, en la Comunidad de Madrid, en el año 1991. Constituye un humedal formado por un antiguo meandro del río Jarama, y está situada en el Parque Regional del Sureste y la ZEPA “Cantiles y cortados de los ríos Jarama y Manzanares”. Acoge importantes poblaciones invernantes de paseriformes y de otras aves ligadas a humedales en paso migratorio. En invierno se forma importantes dormideros de aves palustres con grandes concentraciones de escribanos palustres, pardillos comunes, trigueros o gorriones morunos pero también durante la época de migración, con especies como golondrinas, aviones olavanderas boyeras, como en invernada. La zona de pradera, inundada de mayo a octubre, sirve de zona de sedimentación durante la migración de numerosas especies muy escasas en el ámbito de la Comunidad de Madrid. Es el caso del carricerín cejudo, que encuentra aquí su única localidad de paso en la región, o limícolas como correlimos, archibebes y combatientes. Desde la década de 1980, SEO/BirdLife ha realizado trabajos de seguimiento en este carrizal, a través del Grupo Local SEO-Monticola. Próxima a la reserva se encuentra otro carrizal, el de Las Minas donde se encuentra una estación de anillamiento de esfuerzo constante que funciona desde 1995. En febrero de 2016 SEO/BirdLife firmó un nuevo convenio de colaboración con el Ayuntamiento de San Martín de la Vega para la custodia del territorio de la Reserva.

Foto: SEO Birdlife / Blas Molina

63 / 236

Reserva Ornitológica del Cercado de El Jarde, Fuerteventura

Reserva Ornitológica del Cercado de El Jarde, Fuerteventura

En el centro de Fuerteventura, al este de Antigua, en la zona conocida por Los Alares, se localiza esta reserva creada en 2005 para proteger una de las especies más emblemáticas del archipiélago, la avutarda hubara. La gestión se hace en colaboración con ganaderos, agricultores y cazadores, propiciando el desarrollo sostenible en una zona esteparia de 209 hectáreas en la que se pueden observar también ganga ortega, corredor sahariano o bisbita caminero.

Foto: SEO Birdlife / Aurelio Martín

64 / 236

Pygoscelis adeliae

Pygoscelis adeliae

Un pingüino de adelie posa para la cámara en las inmediaciones del Monte Siple, en la Antártida. La lucha por la supervivencia será cada vez más encarnizada entre las distintas especies que pueblan la Antártida y otras que llegarán nuevas.

Foto: Jasmine Lee/Australian Antarctic Division

65 / 236

neospiza1. Picogordo de Santo Tomé

Picogordo de Santo Tomé

Un picogordo de Santo Tomé observado en 2011. 

Foto: August Thomasson

66 / 236

neospiza2. Picogordo de Santo Tomé

Picogordo de Santo Tomé

Un picogordo de Santo Tomé liberado después de su anillamiento. 
 

Foto: Martim Melo

67 / 236

neospiza3. Acuarela

Acuarela

Acuarela que representa a un picogordo de Santo Tomé. 

Imagen: Peter Nilsson

68 / 236

Reserva de la Biosfera de Gadabedji, Níger

Reserva de la Biosfera de Gadabedji, Níger

Alberga un conjunto variado de sabanas, depresiones, fosas y dunas de arena.

Foto: UNESCO/ Division des aires protégées

69 / 236

Reserva de la Biosfera de Gadabedji, Níger

Reserva de la Biosfera de Gadabedji, Níger

El sitio cuenta con una fauna de mamíferos entre los que destacan las gacelas dorcas, los zorros pálidos y los chacales dorados. También una gran biodiversidad de aves.

Foto: UNESCO/ Division des aires protégées

70 / 236

Reserva de la Biosfera de Castro Verde, Portugal

Reserva de la Biosfera de Castro Verde, Portugal

Su flora se caracteriza por un alto grado de endemismo y su fauna comprende unas 200 clases de pájaros, entre los que destacan aves esteparias como la avutarda.

Foto: UNESCO/ Protecção da Natureza, LPN

71 / 236

Reserva de la Biosfera de Castro Verde, Portugal

Reserva de la Biosfera de Castro Verde, Portugal

También se pueden encontrar en su territorio numerosas aves de presa y algunas especies endémicas como el águila imperial ibérica, una de las aves de presa que mayor peligro de extinción corre en el mundo.

Foto: UNESCO/Protecção da Natureza, LPN

72 / 236

Reserva de la Biosfera de Castro Verde, Portugal

Reserva de la Biosfera de Castro Verde, Portugal

La población del sitio se cifra en unos 7.200 habitantes, que viven sobre todo de la producción extensiva de cereales y de la cría de ganado.

Foto: UNESCO/Protecção da Natureza, LPN

73 / 236

Reserva de la Biosfera de Itaipú, Paraguay

Reserva de la Biosfera de Itaipú, Paraguay

La población permanente de la reserva se cifra en unos 450.000 habitantes.

Foto: UNESCO / Itaipu Binacional / Alberto Carosini

74 / 236

Reserva de la Biosfera de Minakami, Japón

Reserva de la Biosfera de Minakami, Japón

La gran diversidad biológica y cultural de la reserva se debe a las diferencias considerables que se dan entre el medio ambiente de las vertientes orientales y occidentales, así como entre las zonas montañosas y las de escasa altura.

Foto: UNESCO / Minakami Town, Gunma Prefecture

75 / 236

 Reserva de la Biosfera de la Bahía de Kizlyar, Rusia

Reserva de la Biosfera de la Bahía de Kizlyar, Rusia

Posee diversos ecosistemas marinos y costeros, una zona de estepa desértica, poblaciones de animales en peligro de extinción –como la foca del Caspio– y numerosas especies de aves y esturiones.

Foto: UNESCO / Kizlyar Bay Biosphere Reserve

76 / 236

Reserva de la Biosfera transfronteriza de los Bosques de Paz, Ecuador y Perú

Reserva de la Biosfera transfronteriza de los Bosques de Paz, Ecuador y Perú

Situado al sudoeste del Ecuador y al nordeste del Perú, este sitio tiene una superficie total de 1.616.988 hectáreas. Abarca territorios de los contrafuertes de los Andes Occidentales cuya altura puede alcanzar hasta 3.000 metros, lo que hace que la reserva posea una diversidad biológica con un elevado índice de endemismo

Foto: UNESCO/Naturaleza y Cultura Internacional

77 / 236

Reserva de la Biosfera transfronteriza de los Bosques de Paz, Ecuador y Perú

Reserva de la Biosfera transfronteriza de los Bosques de Paz, Ecuador y Perú

Esta región alberga 59 especies endémicas, entre las que hay 14 en peligro de extinción.

Foto: UNESCO/Naturaleza y Cultura Internacional

78 / 236

Bubo bubo

Bubo bubo

Foto: Imagechina / AP

79 / 236

AP 17143679153791. La hora del almuerzo

La hora del almuerzo

Dos pavos reales se alimentan con los granos que cada día los cuidadores depositan en sus espacios.

Foto: AP / Natacha Pisarenko

80 / 236

AP 17143679218741. Struthio camelus

Struthio camelus

Un avestruz mira a través del tejido abierto de una cerca de malla. 

2 de julio de 2016.

Foto: AP / Natacha Pisarenko

81 / 236

ambar9. Reconstrucción artística

Reconstrucción artística

Reconstrucción artística y restos esqueléticos del pájaro.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences (CAS) / Chung-Tat Cheung

82 / 236

ambar5. Piel escamosa

Piel escamosa

La piel escamosa de la pata aún es visible.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences (CAS)

83 / 236

ambar6. Ala

Ala

Vista del ala y las plumas conservadas en ámbar.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences (CAS)

84 / 236

ambar7. Pieza completa

Pieza completa

La pieza de ámbar al completo.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences (CAS)

85 / 236

ambar8. Atrapado en la resina

Atrapado en la resina

El pajarillo recién salido del cascarón quedó atrapado en la resina de una conífera.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences (CAS)

86 / 236

ambar4. Pata

Pata

Vista detallada de la pata del pájaro conservado en ámbar.

Foto: Ming Bai, Chinese Academy of Sciences (CAS)

87 / 236

troodontido3. Plumas asimétricas

Plumas asimétricas

La especie Jianianhualong tengi tenía plumas asimétricas, su rasgo esencial, con unos cálamos rígidos y unas barbas más largas en un lado que en el otro.

Foto: Xing Xu

88 / 236

troodontido1. Fósil de troodóntido

Fósil de troodóntido

Fósil de troodóntido de unos 125 millones de años de antigüedad, hallado en la provincia de Liaoning, en el noreste de China.

Foto: Xing Xu

89 / 236

troodontido2. Reconstrucción de la especie

Reconstrucción de la especie

Reconstrucción de la nueva especie Jianianhualong tengi.

Imagen: Julius Csotonyi

90 / 236

 D3S5907. Río Chobe

Río Chobe

Un águila pescadora africana (Haliaeetus vocifer) captada en plena pesca. El Chobe concentra la mayor densidad de África de esta magnífica ave.

91 / 236

GettyImages-491496796. Sierra Nevada de Santa Marta

Sierra Nevada de Santa Marta

El trekking hasta la Ciudad Perdida a través del valle alto del río Buritaca discurre por uno de los escenarios más bellos de Colombia. Amaneceres apoteósicos en los que el sol deshace la niebla matutina que se enreda en las copas de los árboles, donde anidan centenares de especies de aves; cascadas que se descuelgan entre los riscos comidos por la selva; rincones donde el bosque húmedo permanece igual que hace miles de años. Este bosque tropical primario posee una humedad del 85% que mantiene empapado al caminante todo el día. 

Foto: Getty Images

92 / 236

Phoenicopterus ruber

Phoenicopterus ruber

Segundo premio en la categoría: Animales en movimiento

 

Especie: Phoenicopterus ruber

Foto: Ariel Naves / Zoológico de Barcelona

93 / 236

Retrat de família

Retrat de família

Tercer premio en la categoría: Animales en grupo

 

Especie: Cyanocorax yncas

Foto: Víctor Gordillo Galea / Zoológico de Barcelona

94 / 236

Furia

Furia

Segundo premio en la categoría: Primer plano

 

Especie: Circaetus gallicus

Foto: Tomás Mayral Hernández / Zoológico de Barcelona

95 / 236

"Racists"

"Racists"

Mención de honor en la categoría: Street Photography

Foto: Sreeranj Sreedhar / Mobile Photography Awards 2016

96 / 236

"Slumber"

"Slumber"

Mención de honor en la categoría: Nature & Wildlife

Foto: Anne Highfield / Mobile Photography Awards 2016

97 / 236

"Tricolored Heron"

"Tricolored Heron"

Mención de honor en la categoría: Nature & Wildlife

Foto: Shirley Drevich / Mobile Photography Awards 2016

98 / 236

Buceros bicornis

Buceros bicornis

Foto: Gtres

99 / 236

"Dream"

"Dream"

Categoría: Natural World

 

Un búho parece bostezar.

Foto: Mario Gustavo Fiorucci / Smithsonian Photo Contest

100 / 236

"Snow Geese at Bosque del Apache"

"Snow Geese at Bosque del Apache"

Categoría: Altered Images

 

"En blanco y negro, una desbandada de gansos de nieve parecía encajar perfectamente con el paisaje".

Foto: Lee Levin-Friend / Smithsonian Photo Contest

101 / 236

"Keel-Billed Toucan"

"Keel-Billed Toucan"

Categoría: Sustanaible Travel

 

Un tucán piquiverde salvaje se posa en una rama durante una tormenta en Costa Rica. "Capturé esta imagen durante una gira por Costa Rica centrada en documentar su increíble población de aves. Costa Rica comprende menos del 1% de la masa terrestre del mundo, pero el 5% de su biodiversidad. Espero que esta imagen, y otras que capturé allí, animen a la gente a viajar a este país e informarles de la maravillosa herencia de la vida silvestre para así infundirles un mayor aprecio por la naturaleza".

Foto: Dennis Zaebst / Smithsonian Photo Contest

102 / 236

Después del baño

Después del baño

Varios pingüinos de Adelia salen del mar en la Antártida. Durante los meses de invierno emigran al borde del hielo marino en busca de krill y pescado.

Foto: Cristina Mittermeier / National Geographic Creative

103 / 236

Pingüinos de un colonia antártica. Pingüinos de Adelia de una colonia antártica

Pingüinos de Adelia de una colonia antártica

La población de pingüinos de la costa oriental antártica había sido hasta ahora infrandimensionada por los censos.

104 / 236

Pollo de Pinguino de Adelaide. Pollo de Pinguino de Adelia

Pollo de Pinguino de Adelia

Aunque a priori se trata de una buena noticia, no está muy claro que implicaciones a largo plazo puede tener un crecimiento poblacional tan alto.

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

105 / 236

Pygoscelis adeliae

Pygoscelis adeliae

Los nuevos estudios estiman una población de 6 millones de pingüinos, casi más del doble de lo estipulado con anterioridad.

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

106 / 236

Trampas mortales

Trampas mortales

El deshielo prematuro y cada vez más acusado de la Antártida propicia la formación de pequeños charcos de agua,  trampas mortales para los pollos que aún no han mudado el plumón por las nuevas plumas impermeables. 

Foto: Australian Antarctic Division / National Geographic

107 / 236

"Blood vessels of the African grey parrot"

"Blood vessels of the African grey parrot"

Técnica utilizada: tomografía computarizada (TC)

Esta imagen muestra una reconstrucción 3D - post eutanasia- de un loro gris africano. El modelo 3D detalla el intrincado sistema de vasos sanguíneos en la cabeza y el cuello del pájaro y fue posible gracias al uso de un nuevo agente de contraste  llamado BriteVu. Este agente de contraste permite a los investigadores estudiar el sistema vascular de un sujeto con increíble detalle, hasta el nivel capilar.

 

http://www.wellcomeimageawards.org/2017/

 

 

Foto: Scott Birch & Scott Echols

108 / 236

"Pigeon thermoregulation"

"Pigeon thermoregulation"

Técnica utilizada: tomografía computarizada (TC)

Todos los animales poseen variaciones únicas en su anatomía que les ayudan a adaptarse a su entorno. Scott Echols es miembro del Grey Parrot Anatomy Project, un proyecto establecido para crear una tecnología que permita estudiar la anatomía de cualquier animal.

BriteVu, es un nuevo agente de contraste desarrollado durante el proyecto, que permite a los investigadores observar mediante tomografía la red de vasos sanguíneos que componen el sistema vascular de un animal. La intrincada red de vasos sanguíneos en el cuello de esta paloma es visible en la parte inferior de la imagen. Este suministro de sangre justo debajo de la piel ayuda a la paloma controlar su temperatura corporal a través de un proceso conocido como termorregulación.

http://www.wellcomeimageawards.org/2017/

 

 

 

Foto: Scott Echols Scarlet / Imaging and the Grey Parrot Anatomy Project

109 / 236

Spheniscus magellanicus

Spheniscus magellanicus

Foto: AP / Maxi Jonas

110 / 236

Phoeniconaias minor

Phoeniconaias minor

Foto: AP / Antonio Calanni

111 / 236

AP 578380810434. Cacatúas negras y rojas en el Taronga Zoo

Cacatúas negras y rojas en el Taronga Zoo

En el Taronga Zoo se pueden observar una gran cantidad de especies de aves, entre las que se encuentran las cacatúas, animales propios de continente australiano, de Papúa Nueva Guinea e Indonesia. Uno de sus rasgos más distintivos es el penacho de plumas que poseen en la cabeza.

Foto: AP Images

112 / 236

Cochlearius cochlearius

Cochlearius cochlearius

Foto: Gtres

113 / 236

Neophron percnopterus

Neophron percnopterus

Foto: Gtres

114 / 236

Un plumaje críptico

Un plumaje críptico

Especie gregaria y muy terrestre, el sisón comparte con su pariente, la avutarda, muchas características adaptativas, como el plumaje críptico, las patas fuertes y rematadas en tres dedos preparados para la marcha y una dieta mixta.

Foto: SEOBirdLife

115 / 236

Tetrax tetrax

Tetrax tetrax

El sisón tiene un plumaje pardo poco llamativo para camuflarse en los campos de cereal y los pastizales secos que constituyen su hábitat.

Foto: SEOBirdLife

116 / 236

Traje de gala

Traje de gala

En primavera, los machos mudan sus plumas para adquirir una vistosa combinación blanca y negra, visible a gran distancia.

Foto: SEOBirdLife

117 / 236

El canto del sisón

El canto del sisón

En el cortejo se combinan patadas en el suelo, inconfundibles reclamos vocales y saltos con aleteos que generan un característico siseo. Dicho siseo, debido a la existencia de una pluma más corta entre las del extremo del ala, se deja oír también en las aves en vuelo y explica el nombre en castellano de la especie, denominada de forma parecida sisó en catalán y sisão en portugués.

Foto: SEOBirdLife

118 / 236

Surcando el cielo

Surcando el cielo

Una bandada de 10 sisones fotografiada en pleno vuelo durante el invierno.

Foto: Gtres / Roger Tidman

119 / 236

MM8223 141020 62994.ngsversion.1480617151116.adapt.1900.1. Mirada amenazante

Mirada amenazante

Cual gárgolas de piedra, estos buitres de El Cabo (Gyps coprotheres) dirigen una mirada amenazante desde un acantilado de nidificación artificial cerca de Magaliesburg, Sudáfrica. Estas instalaciones de cría, investigación y rehabilitación están gestionadas por VulPro, una ONG que trabaja por recuperar la población de buitres africanos.

Charlie Hamiliton James

120 / 236

MM8223 140226 35105.ngsversion.1480617155565.adapt.1900.1. Indispensables

Indispensables

Incluso Darwin los tachó de «repugnantes», pero los buitres tienen más de indispensables que de aborrecibles, porque limpian cadáveres que de otro modo podrían pudrirse y propagar enfermedades.
En la imagen un buitre moteado (Gyps rueppelli) arranca un jirón de tejido traqueal de un ñu muerto.

Charlie Hamilton James

121 / 236

MM8223 140227 39745.ngsversion.1480617154087.adapt.1900.1. En pleno banquete

En pleno banquete

La sangre gotea del pico de un buitre moteado. El cuello y la cabeza de esta especie apenas tienen plumas, así se le adhieren menos restos de sangre, tripas y heces mientras se alimenta del cadáver.

Charlie Hamilton James

122 / 236

MM8223 140216 10734.ngsversion.1480617162879.adapt.1900.1. Para toda la vida

Para toda la vida

Los buitres son amantes y luchadores. Probablemente se emparejan para toda la vida, que en estado salvaje puede prolongarse 30 años, y son atentos con su consorte.

Charlie Hamilton James

123 / 236

MM8223 140213 08600.ngsversion.1480617163875.adapt.1900.1. Festín de cebra

Festín de cebra

Un buitre moteado se apropia de una cebra muerta en el Parque Nacional del Serengeti, en Tanzania, mientras otros miembros de su especie y buitres dorsiblancos africanos (Gyps africanus) se acercan para sacar tajada. Es probable que otros congéneres acudan al festín. En unos minutos pueden dejar limpio el esqueleto.

Foto: Charlie Hamilton James

124 / 236

MM8223 140212 05450.ngsversion.1480617165168.adapt.1900.1. Disputa por la comida

Disputa por la comida

A la hora de disputarse unos despojos, los buitres combaten con agresividad, también con los de su propia especie.

Charlie Hamilton James

125 / 236

MM8223 140225 30783.ngsversion.1480617157983.adapt.1900.1. Lucha encarnizada

Lucha encarnizada

En el Serengeti, un chacal se enfada ante la insistencia de un buitre dorsiblanco africano por participar de su festín de ñu. Los territorios de alimentación de los carnívoros terrestres, como chacales y hienas, son limitados. Desde el aire, los buitres disfrutan de unas vistas mucho mejores del menú del día: pueden avistar un cadáver a 35 kilómetros de distancia.

Charlie Hamilton James

126 / 236

MM8223 150417 51744.ngsversion.1480617140049.adapt.1900.1. Buitreman

Buitreman

En este muladar, los buitres encuentran solo una parte del alimento que necesitan, un pequeño desayuno que les da fuerzas para buscarse la vida el resto del día. Cuando Moragrega empezó en esto hace casi 30 años, los buitres se mantenían siempre a una distancia prudencial. Pero el roce hace el cariño y hoy es Buitreman quien, a veces, debe recordarles que no se extralimiten.

Charlie Hamilton James

127 / 236

MM8223 141020 63132.ngsversion.1480617149087.adapt.1900.1. Centro de recuperación

Centro de recuperación

Un buitre dorsiblanco africano convalece en el centro de VulPro. Posteriormente fue devuelto a la naturaleza.

Charlie Hamilton James

128 / 236

MM8223 141024 66972.ngsversion.1480617145778.adapt.1900.1. Vista con retrovisor

Vista con retrovisor

Conservacionistas de Namibia utilizan un retrovisor telescópico para echar un vistazo al nido arbóreo de un buitre orejudo. Si localizan un pollo de suficiente edad, lo cogen, le colocan una marca en el ala y lo devuelven al nido. Las hembras podrían poner un huevo cada uno o dos años, de modo que la supervivencia de todos los pollos es vital para el futuro de la población.

Charlie Hamilton James

129 / 236

Un cuervo persigue  a un búho sin aliento

Un cuervo persigue a un búho sin aliento

Mención de honor en la categoría: Animales

El cuervo vio al búho descansando en su territorio y decidió perseguirlo hasta sacarlo del mismo.

Foto: Chia Boon Oo Lawrence

130 / 236

El estudio del frailecillo

El estudio del frailecillo

Mención de honor en la categoría: Animales

"Esta imagen fue tomada el verano pasado en la isla de Skomer, País de Gales. El lugar es bien conocido por su vida silvestre, y la colonia de frailecillos que en el habita es una de los más grandes en todo el Reino Unido. La foto muestra a un frailecillo atlántico descansando pacíficamente bajo la lluvia". Como la isla de Skomer está habitada, los frailecillos no tienen miedo de los seres humanos, por lo que la gente puede acercarse a ellos. El fotógrafo pudo pensar en la composición adecuada y tomar este tipo de retrato íntimo.

Foto: Mario Suarez Porras

131 / 236

La suerte cambiante de la garza blanca

La suerte cambiante de la garza blanca

Tercer puesto en la categoría: Naturaleza en Acción

Se trata este de un notable éxito en la historia de la conservación: la garceta grande grande o garza blanca, escapo del borde de la de extinción en Hungría, cuando en 1921 sólo quedaban 31 parejas reproductoras. Menos de un siglo después, los esfuerzos internacionales de conservación han triunfado. Ahora podemos contar con más de 3.000 parejas en todo el país.

Foto: Zsolt Kudich

132 / 236

La carrera de la sardina

La carrera de la sardina

Ganador del gran premio

Capturé esta imagen durante la migración de las sardinas a lo largo de la costa salvaje de Sudáfrica. En su periplo, estas son atacadas por las aves del cabo y los delfines comunes. La cacería comienza bajo el agua con los delfines, que han desarrollado técnicas especiales de caza. Con una notable vista, los gansos siguen a los delfines desde el aire antes de lanzarse en una caída libre de 30 a 40 metros de altura para perforando la superficie del agua de agua a una velocidad de 80 km/h para obtener sus presas.

Foto: G. Lecoeur

133 / 236

Turnos de comida

Turnos de comida

Un buitre joven de Rüppell trata de rebanar un pedazo de carne del cadáver de una cebra en el Serengeti. Las aves más dominantes ya han tomado del mismo la mejor carne, dejando la piel y los huesos para otras aves de menor jerarquía.

Foto: Charlie Hamilton James / National Geographic

134 / 236

Diseñado para carroña. Diseñado para carroñear

Diseñado para carroñear

La sangre gotea del pico de un buitre moteado. El cuello y la cabeza de este ave de rapiña se encuentran escasamente emplumados, lo que les ayuda a mantenerse limpios de la sangre, las tripas y la materia fecal que encuentran al adentrar sus cabezas en los cadáveres de los animales de los que se alimentan.

Foto: Charlie Hamilton James / National Geographic

135 / 236

La merienda del Grizzlie

La merienda del Grizzlie

Algunos lugares de Yellowstone son ahora más salvajes de lo que han sido durante todo este siglo. Este es el motivo por el que los Grizzlies, afortunadamente, se están extendiendo por el territorio. En la imagen, tomada en el Parque Nacional Grand Teton, podemos observar como este imponente oso adulto se disputa con una bandada de cuervos una carcasa de bisonte.

Foto: Charlie Hamilton James / National Geographic

136 / 236

Tarde de tormenta

Tarde de tormenta

Una tormenta vespertina ilumina el cielo a las orillas del río Wood, en Nebraska, Estados Unidos, donde cerca de 413.000 grullas descansan en sus aguas poco profundas.

Foto: Randy Olson / National Geographic

137 / 236

Linaria cannabina

Linaria cannabina

Foto: Wildlife Photographer of the Year / Isaac Aylward

138 / 236

Tockus leucomelas

Tockus leucomelas

Foto: Wildlife Photographer of the Year 2016/ Willem Kruger

139 / 236

Ciconia ciconia

Ciconia ciconia

Foto de: Patrick Pleul / Picture-alliance / Dpa / AP

140 / 236

Ardea cinerea

Ardea cinerea

Foto: Christian Naumann / Picture-alliance / Dpa / AP

141 / 236

Grus grus

Grus grus

Foto: AP /Jens Meyer

142 / 236

Fósil de Vegavis iaai

Fósil de Vegavis iaai

Las figuras b,c,f,g, en color, corresponden a las fotografias del fósil encontrado de Vegavis iaai. Las figuras a, d, e, h, en blanco y negro, a una magen de tomografía computarizada de rayos X.

Foto: UT Austin

143 / 236

BIR035-00072 hr. Flamenco del Caribe

Flamenco del Caribe

Foto: Joel Sartore

144 / 236

151201 Plzen Zoo 54556. Pinzones australianos

Pinzones australianos

Fotos: Joel Sartore

145 / 236

BIR025-00111 high res. Búho nival

Búho nival

Foto: Joel Sartore

146 / 236

BIR053-00028. Carraca de raquetas

Carraca de raquetas

Foto: Joel Sartore

147 / 236

BIR055-00001 hr. Paloma de Nicobar

Paloma de Nicobar

Foto: Joel Sartore

148 / 236

ESA002-00410 hr. Guacamayo jacinto

Guacamayo jacinto

Foto: Joel Sartore

149 / 236

BIR037-00117 high res. Loro cacique

Loro cacique

Foto: Joel Sartore

150 / 236

BIR055-00061-HR. Dúcula cerirrubra

Dúcula cerirrubra

Foto: Joel Sartore

151 / 236

Paralizado por el miedo

Paralizado por el miedo

Normalmente suelen ser las aves las que rehuyen de los felinos. Sin embargo, este pequeño gato que yace en los brazos de su ingenua dueña completamente ajena al miedo del animal, se muestra aterrorizado ante la mirada de un halcón que parece estar pensando por donde empezar a comérselo.

Foto: AP

152 / 236

¡Una pareja de cine!

¡Una pareja de cine!

En esta foto del 21 de julio de 1966, Susie, una chimpancé, corre por los jardines de Castle Combe en compañía de su amigo, un loro de la Polinesia. Ambos aparecieron en la película Doctor Dolittle rodada en un pequeño pueblo de Wiltshire Valley.

Foto: AP

153 / 236

Amor de madre al estilo basset

Amor de madre al estilo basset

Estos dos pequeños patos que la pascua trajo a una familia inglesa, se convirtieron en los incondicionales compañeros de este sabueso de ojos somnolientos, cuyas caídas orejas resultaron muy útiles a la hora de combatir el frío.

Foto: AP

154 / 236

Between My Feathers ("Entre mis plumas")

Between My Feathers ("Entre mis plumas")

Primer premio de la votación popular en la categoría "Aves".

"Un pigargo europeo (Haliaeetus albicilla) aterrizó y corrió hacia un pez capturado por los cuervos. Pasé 12 horas diarias para conseguir una imagen como esta.
¡Siempre quise retratar el ojo de una ave entre sus plumas durante el vuelo! ¡Es realmente difícil y tienes que tener suerte! Supongo que tuve suerte de capturar esta imagen mientras aterrizaba".

Foto: Mohammad Murad

155 / 236

Air dynamics ("Dinámicas aéreas")

Air dynamics ("Dinámicas aéreas")

Primer premio de la categoría "Aves".

"Las bandadas de estorninos pinto (Sturnus vulgaris) me han estado fascinando durante más de 15 años. En particular la elevada naturaleza dinámica de la auto organización cuando son atacados por halcones peregrinos, son increíbles en estructura y forma. Pude capturar tan maravilloso momento en Roma próximo a la puesta de sol, cuando más de un millón de estorninos pinto se congregaron allí". 

Foto: Jan van der Greef / MontPhoto

156 / 236

Garganta de Olduvai

Garganta de Olduvai

Excavaciones en la garganta de Olduvai, en Tanzania. El estrato que aparece en la fotografía E contenía numerosos restos de huevos de avestruz. 

Foto: Manuel Domínguez-Rodrigo, Universidad Complutense de Madrid

157 / 236

Avestruz

Avestruz

Los huevos de avestruz, utilizados tradicionalmente para hacer arte, joyería o para transportar agua, son muy gruesos y resistentes y por eso han sobrevivido al extremo clima africano. 

Foto: Manuel Domínguez-Rodrigo, Universidad Complutense de Madrid

158 / 236

KN 070109 160042B. El águila calva

El águila calva

Varios días de fuertes aguaceros, un fenómeno común en las islas Aleutianas, han dejado empapada a esta águila calva. Las rapaces son menos activas cuando llueve.

Foto: Klaus Nigge

159 / 236

KN 020218 133156B. El duelo

El duelo

Esquivando las garras de su rival, dos águilas calvas baten las alas y se enfrentan por tomar posesión de la percha en la que desean posarse. La que primero lo consiga ahuyentará a la perdedora.

Foto: Klaus Nigge

160 / 236

KN 070118 151950. El resurgir del rey de los cielos

El resurgir del rey de los cielos

Un ejemplar examina el suelo en busca de alimento dejado por otras aves. La especie estuvo en peligro de extinción en la mayoría de los Estados Unidos contiguos, pero salió de la lista de especies amenazadas en 2007. Hoy se extiende por casi toda América del Norte.

Foto: Klaus Nigge

161 / 236

KN 020123 214315B. Cazadora, oportunista y carroñera

Cazadora, oportunista y carroñera

«El águila calva es una oportunista –dice Nigge–. Y una carroñera. Aunque algo esté podrido, se lo come». Varias águilas esperan su comida gratuita ante la casa de una señora que les daba restos de pescado y de otros animales. 

Foto: Klaus Nigge

162 / 236

KN 020218 150236A. Haliaeetus leucocephalus

Haliaeetus leucocephalus

Las águilas se congregan en un riachuelo cerca de Unalaska. Una de ellas se lanza sobre una presa que flota en el agua. «Los ojos, tan penetrantes –afirma Nigge–, no pierden de vista ni un segundo el objetivo.»

Foto: Klaus Nigge

163 / 236

HEMIS 1754030. Cañón del Colca

Cañón del Colca

En la región de Arquipa, en Perú, se hallan dos de las hendiduras más profundas. Junto al cañón del Colca (3.200 metros) está el Cotahuasi que le supera (3.535 metros), aunque el primero es el rey en cuanto a longitud, con más de 200 kilómetros. A su espectacularidad, hay que añadir la posibilidad única de ver sobrevolar la gran colonia de cóndores que habita en sus oquedades. Un lugar privilegiado para contemplar el conjunto es el mirador de la Cruz del Cóndor, imprescindible.

Gtres

164 / 236

O.Grunewald Cano Cristales 87. Opisthocomus hoazin

Opisthocomus hoazin

El hoatzín es conocido en Colombia como pava hedionda. En su estómago alberga un ejército bacteriano que descompone los vegetales que ingiere, lo que le confiere un olor parecido al estiércol.

Olivier Grunewald

Foto: Olivier Grunewald

165 / 236

pareja. Ara chloropterus

Ara chloropterus

166 / 236

DGR Puffin 05052011 2668. Decorando el nido

Decorando el nido

Asomado en su nido, un frailecillo corta una flor para engalanar su hogar provisional de la isla de Skomer, donde crían 6.000 parejas. Los nidos, ubicados en madrigueras, suelen tener un metro de largo como mínimo, para garantizar la seguridad del huevo, y la del polluelo después. No es fácil ver a los polluelos, ya que permanecen ocultos unas seis semanas, hasta que una noche deciden echar a volar y desaparecen.

http://dannygreenphotography.com

Foto: Danny Green

167 / 236

DGR Puffins 18052012 13358. Tirarse al cuello... literalmente

Tirarse al cuello... literalmente

Dos frailecillos rivales de la isla de Skomer se pelean desplegando las alas y abriendo el pico. Las disputas surgen casi siempre por la propiedad de un nido. Un mordisco en el pescuezo suele dirimir la lucha.

http://dannygreenphotography.com

Foto: Danny Green

168 / 236

DGR Puffins ‎2908‎2012 13423. Fratercula arctica

Fratercula arctica

Entre los meses de abril y agosto los frailecillos son los amos de los acantilados de la Reserva de Hermaness, siempre envueltos en la bruma. Muchos repiten pareja y nido. A qué se dedican durante el invierno continúa siendo un misterio.

http://dannygreenphotography.com

Foto: Danny Green

169 / 236

DGR Puffins 05072006 056. Preparado para aterrizar

Preparado para aterrizar

Un frailecillo atlántico lleva comida a su polluelo en las islas Treshnish, en Escocia. Los progenitores hacen hasta ocho excursiones diarias en busca de sustento; cada ave puede llegar a portar hasta una veintena de peces en el pico.

http://dannygreenphotography.com

Foto: Danny Green

170 / 236

 05B9958. Reserva de Hermaness, en las islas Shetland

Reserva de Hermaness, en las islas Shetland

Un frailecillo contempla sus dominios en la Reserva de Hermaness, en las islas Shetland. Estas aves anidan en los acantilados para acceder con rapidez al mar, y se mantienen vigilantes por si aparecen otras aves marinas dispuestas a robarles la comida.

http://dannygreenphotography.com

Foto: Danny Green

171 / 236

 05B9481. Billing

Billing

Durante el cortejo los frailecillos frotan y entrechocan sus picos en un ritual que los ornitólogos llaman billing. En la isla de Skomer, en Gales, una pareja exhibe el estriado pico naranja y el vivo anillo ocular característico de los frailecillos en época de cría.

http://dannygreenphotography.com

Foto: Danny Green

172 / 236

BIR037-00150 high res. Periquito ventrinaranja, Santuario de Healesville, Victoria, Australia

Periquito ventrinaranja, Santuario de Healesville, Victoria, Australia

Neophema chrysogaster

Estado de conservación: en peligro crítico

http://photoark.com

 

Foto: Joel Sartore

173 / 236

MM7817 120529 08172. Queensland, Australia

Queensland, Australia

Un casuario asoma entre el follaje en el nordeste de Queensland, en Australia. Las hembras, como la de la imagen, pueden llegar a pesar 75 kilos. Se desconoce la función del casco que luce sobre la cabeza, pero podría ser un ornamento sexual. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

174 / 236

MM7817 120531 10102. Abrigo de plumas

Abrigo de plumas

Los casuarios adultos solo conviven en época de reproducción. El macho (a la izquierda) se distingue por ser de menor tamaño. Su plumaje espeso y suave es perfecto para cobijar a los polluelos.

www.naturphoto.de 

Foto: Christian Ziegler

175 / 236

MM7817 120614 26393. Primeras citas

Primeras citas

Como parte de su ritual de cortejo, esta hembra convierte un charco en una romántica bañera a la que atrae a posibles parejas. Las hembras grandes y maduras como esta suelen lucir los cascos más impresionantes. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

176 / 236

MM7817 120910 35767. Un potente juego de piernas

Un potente juego de piernas

Los pies del casuario son grandes y fuertes: el pie de una hembra adulta puede medir más de 23 centímetros desde el talón hasta la punta del dedo de en medio. En el dedo interior de cada pie han desarrollado una uña modificada temible. Aunque normalmente no son agresivos, pueden propinar una patada peligrosa si se los acosa.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

177 / 236

MM7817 121120 74169. Un banquete de quandongs

Un banquete de quandongs

Un macho de casuario se da un banquete de quandongs, una de sus frutas favoritas. Para comerla, la coge con la punta del pico, luego sacude la cabeza y abre el pico de par en par para tragársela entera. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

178 / 236

MM7817 120602 11198. Velocidad punta

Velocidad punta

Un pollo de casuario corre en busca de una fruta que ha oído caer al suelo. Estas aves son veloces. Los adultos pueden superar los 50 kilómetros por hora, así que evite ser perseguido por uno de ellos.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

179 / 236

MM7817 120526 03154. Hora de abandonar el nido

Hora de abandonar el nido

Los dos pollos de casuario de la imagen tienen menos de un año de edad, pero ya tienen que arreglárselas solos. Su padre los ha echado para poder aparearse de nuevo. Con suerte, habrán aprendido a reconocer los alimentos y también los peligros que deben evitar, como los perros.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

180 / 236

MM7817 121123 79000. Un polluelo halla cobijo entre el plumaje de su padre

Un polluelo halla cobijo entre el plumaje de su padre

 Los casuarios nacen cubiertos de un plumón rayado, y hasta los más pequeños tienen protocarúnculas y una zona lisa y brillante en la cabeza donde crecerá el casco. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

181 / 236

MM7817 121122 78557. Preferencias cromáticas

Preferencias cromáticas

Un padre observa cómo uno de sus polluelos coge una baya. Los frutos del bosque lluvioso son a menudo de color rojo o azul, igual que el cuello del casuario. ¿Es una coincidencia? Nadie lo sabe, pero parece que estas aves son hábiles encontrando frutos del bosque y que se sienten atraídos por sus colores. Resulta tentador especular que la evolucion confirió a los causarios estas tonalidades porque para ellos son particularmente hermosas. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

182 / 236

MM7817 120531 08681. Kuranda, Queensland, Australia

Kuranda, Queensland, Australia

Un par de pollos pasa ante una puerta cerca de Kuranda, en el nordeste de Queensland. Ya han perdido el plumón, pero no lucirán el plumaje negro hasta que alcancen la madurez sexual, hacia los cuatro años. 

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

183 / 236

10-snow-owl-flying. Isla Wrangel

Isla Wrangel

En agosto, los polluelos de búho nival empiezan a volar, a veces de una forma muy graciosa. Después de caer en picado dentro de un río, este ejemplar joven utiliza las alas como remos para impulsarse hasta la orilla. 

Gorshkov-photo.com

Foto: Sergey Gorshkov

184 / 236

06-pacific-walrus. Isla Wrangel

Isla Wrangel

Un zorro juguetón expulsa a un ánsar nival de su nido, una táctica para después robarle los huevos. Una colonia de estas aves migra a la isla en mayo, después de pasar el invierno en América del Norte. 

Gorshkov-photo.com

Foto: Sergey Gorshkov

185 / 236

MM8029 120709 13368. Un ave sin clasificar

Un ave sin clasificar

El hoacín despliega las plumas cuando se pavonea sobre las ramas, pero aletea torpemente al levantar el vuelo. Vive cerca de los pantanos, digiere por fermentación (como las vacas) y es tan extraño que los científicos no saben cómo clasificarlo.

www.timlaman.com

Foto: Tim Laman

186 / 236

fondo07noviembre2012. Aptenodytes forsteri

Aptenodytes forsteri

187 / 236

03-emperor-penguin-dense-feathers. Torpedos submarinos

Torpedos submarinos

Un pingüino emperador alcanza la máxima velocidad bajo el agua al prepararse para salir disparado desde el mar hasta el hielo.

www.paulnicklen.com

Foto: Paul Nicklen

188 / 236

02-airborne-penguin-exits-water. Velocidad de escape

Velocidad de escape

Sorprendido en pleno salto, un pingüino demuestra por qué necesita tanta velocidad. Para salir del agua, a veces tiene que saltar casi dos metros de hielo. Una salida rápida también le permite escapar de las focas leopardo, que a menudo acechan en el borde del hielo.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

189 / 236

01-penguins-launches-to-ice. Lubricación por aire

Lubricación por aire

El denso plumaje del pingüino emperador (unas 15 plumas por centímetro cuadrado, superpuestas como las tejas de un tejado) impide el paso del agua y atrapa el aire en la suave capa inferior de plumón. Una vez liberado, el aire envuelve al ave en una lubricante capa de burbujas.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

190 / 236

04-post-feeding-surface-swim. Diseñados para bucear

Diseñados para bucear

Después de recorrer el mar en busca de comida para sus pollos, los ejemplares adultos nadan por la superficie y llenan de aire su plumaje. A continuación se sumergen, ganan velocidad y se dirigen rápidamente a un agujero en el hielo por donde salen del mar.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

191 / 236

08-emperor-bolt-away-bubbles. Emperadores del hielo

Emperadores del hielo

En una colonia en el helado mar de Ross, los pingüinos padres y su prole aprovechan el breve sol del verano. La distancia hasta el mar abierto varía con las estaciones. En pleno invierno pueden tener que caminar muchos kilómetros sobre el hielo para buscar comida.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

192 / 236

05-ross-sea-penguin-colony. La unión hace la fuerza

La unión hace la fuerza

La vida es más segura en la colonia, donde hay menos depredadores y los demás compañeros están más cerca.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

193 / 236

06-safe-colony-life. Esperando a un líder

Esperando a un líder

El peligro de caer víctima de una foca leopardo al acecho es máximo al zambullirse en el mar. Por eso los pingüinos a veces pasan horas junto a un orificio en el hielo, a la espera de que un ave particularmente audaz se tire al agua.

www.paulnicklen.com

Foto: Paul Nicklen

194 / 236

12-lone-penguin-corkscrews. Proyectiles acuáticos

Proyectiles acuáticos

Los pingüinos emperador pueden salir disparados por varias razones, como descubrió el fotógrafo Paul Nicklen cuando asustó a este grupo. «Una décima de segundo después de haber tomado la foto, solo podía ver burbujas.»

www.paulnicklen.com

Foto: Paul Nicklen

195 / 236

11-penguins-prepare-for-ascent. Nada que temer

Nada que temer

«Estos pingüinos seguramente no han visto nunca un ser humano en el agua –dice el fotógrafo Paul Nicklen–, pero tardaron apenas unos segundos en darse cuenta de que yo no les suponía ningún peligro. Se relajaron y me permitieron compartir un orificio de la banquisa.»

www.paulnicklen.com

Foto: Paul Nicklen

196 / 236

09-relaxed-welcoming-penguins. Nadadores olímpicos

Nadadores olímpicos

Los pingüinos emperador son capaces de sumergirse hasta una profundidad de 500 metros y permanecer bajo el agua durante 20 minutos sin salir a respirar. «Me cautivaron las hermosas estelas de burbujas», dice Nicklen, quien desafió unas aguas a -2 ºC para captar estas imágenes.

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

197 / 236

10-incredible-emperor-penguin-divers. Tomando impulso

Tomando impulso

Los pingüinos emperador dan vueltas en las profundidades mientras se preparan para el rápido ascenso a la banquisa. «En cuanto se lanzan –dice Nicklen–, en 30 segundos están todos sobre el hielo.»

www.paulnicklen.com 

Foto: Paul Nicklen

198 / 236

04-two-adult-preen-ireland. La vida en pareja

La vida en pareja

Dos adultos se arreglan las plumas en la isla irlandesa de Great Saltee. Los alcatraces suelen formar parejas estables y crían cada año en el mismo lugar. En tierra firme las parejas refuerzan continuamente su vínculo juntando sus picos, picoteándose la nuca y construyendo juntos el nido.

Foto: Andrew Parkinson

199 / 236

06-dark-plummed-juvenile-leaves-nest. Aliados del viento

Aliados del viento

Las colonias donde los alcatraces atlánticos crían a sus polluelos suelen estar situadas en lugares ventosos como este saliente en Hermaness. La ubicación de la colonia los sitúa cerca de las áreas de alimentación, y las corrientes de aire ascendentes les facilitan el despegue y el aterrizaje.

Foto: Andrew Parkinson

200 / 236

07-close-gannet-family. Aves pescadoras

Aves pescadoras

Un ejemplar subadulto de plumaje oscuro está casi listo para abandonar el nido. Los alcatraces engordan rápidamente gracias al pescado (bacalao, arenque, caballa) proporcionado por sus progenitores.

Foto: Andrew Parkinson

201 / 236

05-hermaness-gannet-breeding-colony. Rebajando la tensión

Rebajando la tensión

La vida social en una colonia de alcatraces atlánticos es complicada. En medio de un alboroto constante, las familias anidan muy cerca las unas de las otras y a menudo se acicalan entre sí, un acto íntimo que ayuda a calmar tensiones.

Foto: Andrew Parkinson

202 / 236

 DSC7499D. El espíritu de la contradicción

El espíritu de la contradicción

Maestros de la zambullida pero torpes en tierra, padres afectuosos pero vecinos hostiles… los alcatraces atlánticos son el espíritu de la contradicción. Vinculados desde siempre a las culturas costeras de tradición marinera, hoy prosperan en nutridas colonias del Atlántico Norte.

Foto: Andrew Parkinson

203 / 236

 APN2525D.  Reserva Natural Nacional de Hermaness

Reserva Natural Nacional de Hermaness

Unos alcatraces planean sobre la espuma de mar en la Reserva Natural Nacional de Hermaness, en las escocesas islas Shetland. Protegidas por el denso plumaje y la grasa subcutánea, estas aves marinas, que recorren grandes distancias en busca de alimento, tienen la constitución idónea para vivir en aguas frías y turbulentas.

Foto: Andrew Parkinson

204 / 236

Bios 1250670. Proyectiles aéreos

Proyectiles aéreos

La visión binocular permite a los alcatraces atisbar cardúmenes profundos. Cuando se zambullen, a velocidades de hasta 110 kilómetros por hora, la cabeza y el pecho quedan protegidos del impacto por unos sacos de aire subcutáneos. Las fosas nasales se sellan herméticamente, lo que les permite hacer inmersiones de hasta 15 metros.

Foto: David Tipling, Biosphoto

205 / 236

 DSC6942. Fuera de alcance

Fuera de alcance

Dos adultos encienden las iras de sus vecinos al posarse en las islas Shetland, una escena habitual en una colonia tan bulliciosa. Pero detrás de los clamores territoriales hay un orden formalizado. Los nidos se disponen en una geometría ahorrativa de dos por cada metro cuadrado: el espacio justo para librarse de picotazos.

Foto: Andrew Parkinson

206 / 236

carabos08. Un cazador nato

Un cazador nato

La nieve puede ocultar a presas como los topillos, pero esa protección es insuficiente si se compara con las ventajas que la naturaleza ha otorgado al cárabo para cazar.

www.zacekfoto.ee/

Foto: Sven Začek

207 / 236

carabos07. Maestros del sigilo en el aire

Maestros del sigilo en el aire

La vista agudísima y el plumaje especializado permiten a estas aves volar en la oscuridad y el silencio más absolutos. «A mí me impresionan», confiesa Začek.

www.zacekfoto.ee/

Foto: Sven Začek

208 / 236

carabos06. Siempre a la escucha

Siempre a la escucha

La forma cóncava del rostro ayuda a canalizar el sonido hacia sus oídos, extremadamente sensibles.

www.zacekfoto.ee/

Foto: Sven Začek

209 / 236

carabos05. Cuidados paternales

Cuidados paternales

Un macho (a la derecha) entrega un roedor recién capturado a su pareja, que lo llevará hasta el cercano nido. Durante la época de cría son los machos los que más se ocupan de la caza. Las hembras tratan de no dejar solos a los polluelos, ya que eso los pondría a merced de halcones y otras aves hambrientas.

www.zacekfoto.ee/

Floto: Sven Začek

210 / 236

carabos04. La cena servida

La cena servida

Un polluelo dormita junto a lo que será su próxima comida: la cola de una presa capturada por sus progenitores.

 www.zacekfoto.ee/

 

 

Foto: Sven Začek

211 / 236

carabos03. Celo territorial

Celo territorial

Parece todo dulzura mientras acicala a su polluelo, pero que nadie se atreva a acercarse al nido. Los cárabos uralenses son animales territoriales y lo demuestran con agresividad. El ornitólogo finlandés Pertti Saurola explica que ha llegado a un «acuerdo» con las hembras de esta especie: «El precio por anillar y medir a un pollo equivale a seis coscorrones».

www.zacekfoto.ee/ 

Foto: Sven Začek

212 / 236

carabos02. Al cobijo de un tronco

Al cobijo de un tronco

Objetivo favorito del fotógrafo, la hembra de cárabo uralense que aparece en la mayoría de las fotografías de esta galería, encontró una oquedad natural donde ocultar su nido.

www.zacekfoto.ee/

Foto: Sven Začek

213 / 236

carabos01. Strix uralensis

Strix uralensis

Son fieros, pueden alcanzar una envergadura alar de hasta 1,20 metros y no dudan en atacar con sus garras. Sin embargo, una hembra de esta ave rapaz accedió a convertirse en musa de un fotógrafo.

www.zacekfoto.ee/

Foto: Sven Začek

214 / 236

socotora16. Nidos de rapaces

Nidos de rapaces

Una hembra de cernícalo lleva comida a sus polluelos en un acantilado de la costa meridional de Socotora. Estas aves falconiformes, junto con otras rapaces como el busardo de Socotora, son los principales depredadores terrestres de la isla. 

 www.michaelmelford.com

Foto: Michael Melford

215 / 236

socotora12. Sula leucogaster

Sula leucogaster

Un alcatraz pardo se posa en la costa occidental. Al menos diez tipos de aves marinas crían en Socotora o sus islas menores, haciendo del archipiélago un refugio importante en la región para esta especie.

 www.michaelmelford.com

Foto: Michael Melford

216 / 236

flamencos08. Flamencos del Caribe

Flamencos del Caribe

Por la tarde grandes bandadas de flamencos abandonan los puestos de cría para pasar la noche en aguas someras.

www.nigge.com

Foto: Klaus Nigge

217 / 236

flamencos07. Diseñado para los cielos

Diseñado para los cielos

Un flamenco del Caribe corre para levantar el vuelo y despegar de una laguna somera en Ría Lagartos. Estas aves son hábiles voladoras, en solitario y en bandadas.

Foto: Klaus Nigge

218 / 236

flamencos06. Reserva de la Biosfera de Ría Lagartos, México

Reserva de la Biosfera de Ría Lagartos, México

Despiertos antes del alba y reunidos en un recinto para ser anillados antes de que inicien sus viajes, un grupo de flamencos jóvenes se apiña en la Reserva de la Biosfera de Ría Lagartos, en México. Las bandadas pueden trasladarse cientos de kilómetros sin dispersarse en busca de comida.

www.nigge.com

Foto: Klaus Nigge

219 / 236

flamencos05. Una progenie vulnerable

Una progenie vulnerable

Cuando los pollos tienen un par de semanas, los padres los dejan en la «guardería» y se van en busca de comida, turnándose de día y de noche para alimentarlos. Aunque unos pocos adultos los cuidan, los pequeños son vulnerables al ataque de depredadores, como perros y jaguares.

Foto: Klaus Nigge

220 / 236

flamencos04. Alimentar a la progenie

Alimentar a la progenie

Los futuros padres fabrican con el pico un montículo de barro para el huevo. Cuando este eclosiona, los orgullosos progenitores alimentan al pollo con «leche de buche», una sustancia rica en grasas y proteínas que ambos padres producen en el tracto digestivo y regurgitan para la cría.

Foto: Klaus Nigge

221 / 236

flamencos03. La vanidad del flamenco

La vanidad del flamenco

Los pigmentos de las artemias, pequeños crustáceos abundantes en Yucatán, donde han sido fotografiados estos flamencos, dan a las plumas de las aves su tono coralino.

Foto: Klaus Nigge

222 / 236

flamencos02. Sincronización perfecta

Sincronización perfecta

Los flamencos, siempre fieles a sus bandadas salvajes, se mueven al unísono cuando perciben una amenaza. Aquí, cerca de Sisal, en México, una avioneta de investigación los está sobrevolando. Varios grupos reproductores importantes viven en los estuarios del mar Caribe, y más allá.

Foto: Klaus Nigge

223 / 236

flamencos01. En busca de pareja

En busca de pareja

Los flamencos se reúnen para el cortejo en la península de Yucatán, México.

www.nigge.com

Foto: Klaus Nigge

224 / 236

panama10. Más que alimento

Más que alimento

Un colibrí incuba los huevos en un nido construido parcialmente con fibras del fruto del árbol balsa, que aparece una vez se marchitan las flores polinizadas.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

225 / 236

panama05. Colibrí

Colibrí

Un destello azul y esmeralda advierte de la llegada de un colibrí.

www.naturphoto.de

Foto: Christian Ziegler

226 / 236

CISNEVOE. Cisne en Londres

Cisne en Londres

227 / 236

animalesdomesticos08. La madre de todas las gallinas

La madre de todas las gallinas

Gallos rojos salvajes, antecedentes del gallo moderno, llenan un corral de Statesboro, Georgia. Remanentes de una población recolectada en el norte de la India a principios de los años sesenta. estas aves podrían ser las últimas de su tipo (en términos genéticos). A medida que los humanos invaden el hábitat de las aves salvajes del sur de Asia, las gallinas que traen consigo se mezclan con la variedad salvaje, contaminando su genoma.

Foto: Vincent J. Musi

228 / 236

animalesdomesticos04. De un extremo a otro

De un extremo a otro

Dos pollos de ocho semanas de edad y peso muy diferente, son el fruto de una cría selectiva basada en el tamaño, realizada por el genetista Paul Siegel en el Instituto Tecnológico de Virginia. «Usamos la selección artificial como instrumento para estudiar la selección natural. Sólo la aceleramos.» 

Foto: Vincent J. Musi

229 / 236

polinizador14. Zosterops japonicus sobre Clermontia fauriei, Hawai.

Zosterops japonicus sobre Clermontia fauriei, Hawai.

 En Hawai, un ave alóctona llamada anteojitos japonés (cabeza y cola visibles abajo) roba néctar de la base de una haha‘aiakamanu. En este caso el ave elude el polen y no le hace ningún servicio a la planta.
 

Mark W. Moffett

230 / 236

urogallo. Tetrao urogallus cantabricus

Tetrao urogallus cantabricus

Foto: Carlos Sánchez

231 / 236

socotoraII08. Neophron percnopterus

Neophron percnopterus

Un ejemplar adulto de alimoche, Neophron percnopterus, se posa en un risco en las montañas de Haggeher al amanecer.
 

Foto: Oriol Alamany

232 / 236

sotocora1-11. Otus socotranus

Otus socotranus

La taxonomía del autillo de Socotora está en discusión; todo indica que se trata de un endemismo.

Foto: Oriol Alamany

233 / 236

socotora1-07. Neophron percnopterus

Neophron percnopterus

Los alimoches -Neophron percnopterus- son muy comunes en la isla de Socotora, y es fácil verlos caminando por playas de guijarros en busca de cangrejos.

Foto: Oriol Alamany

234 / 236

Metatada_239

Metatada_239

La alarma cunde entre los pingüinos al percibir la peligrosa proximidad de una orca macho, cuya aleta dorsal alcanza los dos metros. Las orcas prefieren los elefantes marinos, pero no hacen ascos a los pingüinos.

Stefano Unterthiner

235 / 236

Metatada_237

Metatada_237

Cuando cumplen unos meses de edad, los pollos pierden los atentos cuidados diarios de los padres y tienen que acurrucarse unos con otros en busca de calor y seguridad. La mortandad entre los pollos alcanza hasta el 75 %. Muchos mueren de hambre en invierno.

Stefano Unterthiner

236 / 236

Metatada_233

Metatada_233

En verano los pingüinos reales transforman un tranquilo valle bautizado como Jardín Japonés en una estridente colonia de cría de 100.000 aves, donde cada pareja defiende su pequeña parcela de territorio.

Stefano Unterthiner

<

Siguenos en...

  1. NG
  2. NG Historia
  3. NG Viajes