Accesos rápidos


Publicidad


El auge de las ciudades

La solución urbana

Imagen

solucionurbana01

Contenido del artículo

Por qué las ciudades son el mejor remedio para los males crecientes de nuestro planeta.

Por Robert Kunzig, Enero de 2012

Fotografías de Chia Ming Chien

 

En tiempos de Jack el Destripador, una época difícil para Londres, vivía en esa ciudad un taquígrafo de trato afable llamado Ebenezer Howard. El personaje es digno de mención porque influyó de manera importante en nuestra forma de pensar acerca de las ciudades. Calvo, con un poblado bigote y gafas de montura metálica, Howard tenía el aire distraído de un visionario. Su trabajo de transcriptor de discursos no lo llenaba. Coqueteó con el espiritismo, aprendió el recién creado esperanto e inventó una nueva máquina taquigráfica. Pero sobre todo tenía sueños inmobiliarios. Lo que su familia necesitaba, escribió a su mujer en 1885, era una casa con «un bonito jardín y quizás una pista de tenis». Al cabo de unos años, después de traer al mundo cuatro hijos en seis años en una diminuta casa de alquiler, Howard salió de una depresión con un proyecto para «vaciar» Londres.

Página 1 de 3Siguiente

Utilidades

  • Meneame

Comentarios


Te recomendamos este artículo Cerrar

Las ciudades del futuro

Las ciudades pueden ser el mejor lugar para el crecimiento y la innovación

National Geographic España

La isla de fuego

La isla de fuego


Suscríbete