Accesos rápidos


Publicidad


Medio ambiente

Restos en el Everest

Imagen

everest

Contenido del artículo

Durante 60 años, los escaladores han arrojado equipos y desechos en su ruta hacia la cumbre del Everest, a menudo en la «zona de la muerte», pobre en oxígeno y situada por encima de los 8.000 metros de altitud, donde desprenderse de unos pocos kilos puede significar el ahorro de una energía sumamente valiosa.
La fusión del hielo ha desvelado el alcance de esta huella, dejando al descubierto botellas de oxígeno y otros restos sepultados durante mucho tiempo. Aunque cada año se retiran toneladas de vertidos de los campamentos base, la primavera pasada los grupos nepalíes Eco Everest Expedition y Extreme Everest Expedition se propusieron como meta las zonas más altas, y bajaron de la cumbre siete toneladas de desechos, incluido un helicóptero que se estrelló en 1973.
Los nepalíes también están preocupados por los cadáveres que aún permanecen en la montaña sagrada. Desde 1996, unos 80 escaladores han muerto por encima del campamento base. En mayo se retiraron dos cuerpos y dos brazos sin identificar. Según Linda McMillan, de la Federación Internacional de Montañismo y Escalada, recuperar cadáveres se consideraba hasta hace poco inviable desde el punto de vista logístico. Pero, a medida que ha aumentado el tráfico en el Everest, también ha crecido el deseo de limpiarlo. —Peter Gwin

 

Fotos: Franck Guizou / Gtres

Utilidades

  • Meneame

Comentarios


Te recomendamos este artículo Cerrar

Insectos en la cocina

National Geographic España

Viaje al interior del Cerebro

Viaje al interior del Cerebro


Suscríbete