Accesos rápidos


Publicidad


Hemeroteca

Marte, regreso al planeta rojo

Imagen

Marte, regreso al planeta rojo

Contenido del artículo

Mucho antes de que los vehículos exploradores Spirit y Opportunity tocaran suelo marciano, el planeta rojo ya despertaba el interés de los terrícolas. En la Antigüedad, Marte fue temido y venerado. Más tarde alimentó la imaginación de poetas y narradores e inspiró obras maestras de ciencia ficción. El novelista John Updike reflexiona acerca de la inagotable fascinación del planeta rojo.

Por John Updike, Enero de 2009

Marte siempre ha espoleado la imaginación humana. Para los antiguos, la estrella roja de errático recorrido por el firmamento era siniestra y violenta. Los griegos la identificaban con Ares, el dios de la guerra; los babilonios le dieron el nombre de Nergal, el dios de la muerte, y para los antiguos chinos era Ying-huo, el planeta de fuego. Incluso después de que Copérnico propusiera, en 1543, que el Sol y no la Tierra era el centro del universo más próximo, la excentricidad del movimiento de Marte siguió constituyendo un enigma hasta que, en 1609, Johannes Kepler expuso que todos los planetas describen órbitas elípticas, con el Sol situado en uno de los dos focos de cada elipse.Aquel mismo año, Galileo fue el primero en observar Marte a través de un telescopio. A mediados del siglo XVIII, los telescopios habían mejorado lo suficiente como para hacer visibles los casquetes polares marcianos, que avanzan y retroceden con las estaciones, y algunos rasgos de la superficie, como Syrtis Major, una mancha negra que se interpretó como un mar poco profundo. El astrónomo italiano Giovanni Cassini pudo observar ciertos rasgos con suficiente precisión como para calcular el período de rotación del planeta, y concluyó que el día marciano era 40 minutos más largo que nuestras 24 horas, un error de apenas tres minutos. Mientras que Venus, más cercano a la Tierra y más grande que Marte, presentaba una capa nubosa impenetrable, Marte mostraba una superficie lo bastante parecida a la terrestre como para invitar a la especulación sobre la presencia de formas de vida. Lea el artículo completo en la revista

Utilidades

  • Meneame

Comentarios


Te recomendamos este artículo Cerrar

El poder del oro

La incertidumbre de los mercados internacionales y la amenaza de una recesión económica inminente han hecho que aumente la demanda de oro en el mundo, y con ella, el impacto medioambiental y social derivados de su explotación. La creciente sed del preciado metal podría agotar las reservas del planeta, reducidas a la mitad en los últimos 50 años.

National Geographic España

Viaje al interior del Cerebro

Viaje al interior del Cerebro


Suscríbete