Accesos rápidos


Publicidad


Hemeroteca

El Sol, una estrella tormentosa

Imagen

El Sol, una estrella tormentosa

Contenido del artículo

Desde sus orígenes, el hombre ha querido saber más sobre el fuego celeste. Actualmente los nuevos telescopios y satélites permiten a los científicos sondear los secretos del Sol, dador de vida y a la vez origen de tempestades de tal magnitud que pueden dañar la tecnología y poner en un grave aprieto nuestro modo de vida en la Tierra. Anticiparnos a las reacciones de nuestra estrella es hoy prioritario, pues nada de lo que en ella ocurre nos es ajeno.

Por Curt Suplee, Julio de 2004

Ellos lo llaman «buenas condiciones de observación». Al mirar con los ojos entrecerrados el luminoso cielo de la mañana a 2.400 metros de altitud sobre el Atlántico, cerca de la costa de África, es fácil descubrir por qué. Para los astrónomos, buenas condiciones significa que la atmósfera permitirá obtener imágenes contrastadas y bien definidas de los cuerpos celestes. De hecho, la claridad azul zafiro que reina sobre La Palma, una de las islas más occidentales de Canarias, resulta casi irreal.«Estire el brazo hasta cubrir el sol con el pulgar –dice Göran Scharmer, director del Instituto de Física Solar de la Real Academia de Ciencias Sueca–. Si el azul intenso se extiende hasta el borde mismo de su pulgar, hay un cielo coronal.»El cielo coronal es signo de una atmósfera en calma y libre de polvo. Por eso Scharmer y su equipo están aquí, al borde de una vieja caldera, prosiguiendo una indagación tan antigua como el hombre: el estudio del fuego celeste, un fuego que empezó a arder hace 4.600 millones de años, cuando aún no existía una Tierra para recibir su generoso fulgor. Pero sólo en los dos últimos decenios los científicos han empezado a entender ese reactor termonuclear al que llamamos Sol.Lea el artículo completo en la revista.

Utilidades

  • Meneame

Comentarios


Te recomendamos este artículo Cerrar

Caquetá, tierra de cocaína

En el departamento de Caquetá, en el sur de Colombia, un reportero consigue acceder a las selvas controladas por las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (las FARC) para documentar una economía basada en la cocaína, una cosecha ilegal que sustenta a toda la región: agricultores, comerciantes, traficantes y un movimiento guerrillero que lleva 40 años de lucha.

National Geographic España

La isla de fuego

La isla de fuego


Suscríbete