Accesos rápidos


Publicidad


Hemeroteca

Parásitos

Imagen

Parásitos

Darlyne A. Murawski

Contenido del artículo

La mayoría de las criaturas de la Tierra van de gorronas, y las que no, de paganos. Del protozoo de la malaria a los ácaros que viven en nuestra piel, los parásitos tanto pueden ser mortales como benignos.

Por Jennifer Ackerman,fotografías de Darlyne A. Murawski, Octubre de 1997

Los parásitos tienen mala reputación. Para el común de la gente, son unas criaturas repugnantes, las más feas del universo, horripilantes, viscosas y extrañas. En griego antiguo, la palabra parasitos significa “el que come en la mesa del otro”. En la naturaleza, estos organismos parecen haber perdido los buenos modales en la mesa. Se autoinvitan al almuerzo para alimentarse de sus huéspedes, chupándoles la sangre, absorbiendo sus nutrientes o devorando órganos enteros. Un parásito de los peces destruye la lengua de sus víctimas, y luego se instala en el lugar de dicho órgano. Las larvas de una avispa parasitoide consumen lentamente su oruga huésped, dejando con vida a la indefensa criatura al respetar sus órganos vitales, como el corazón y el cerebro, mientras se dan un festín con la grasa y los órganos digestivos.Lea el artículo completo en la revista.

Utilidades

  • Meneame

Comentarios


Te recomendamos este artículo Cerrar

Los americanos más antiguos

En contra de lo que se había supuesto, el yacimiento arqueológico de Monte Verde, en Chile, aporta pruebas de que el hombre llegó a América hace más de 12.000 años.

National Geographic España

En busca de Spinosaurus

En busca de Spinosaurus


Suscríbete